domingo, 9 de diciembre de 2007

Otro empate y sin liderato

El Málaga cosechó ayer su segundo empate de la temporada (1-1) contra el Nástic, en un encuentro que se decidió en los últimos 15 minutos, en los que se marcaron los dos goles.
En la primera parte, poco se puede destacar, ya que, al igual que en el último partido malaguista, hubo un exceso de centrocampismo y pocas ocasiones claras. Lo único que dejaron los primeros 45 minutos fueron un remate lejano de Baha que despejó con apuros el meta tarraconense, tras aprovecharse de un error de la zaga local, y otro disparo de Abel, que se marchó por encima de la portería defendida por Goitia. El susto de la tarde lo dio Peragón, que, al intentar cabecear un balón, chocó con el portero local, quedando posteriormente tendido en el césped totalmente inmóvil. Afortunadamente, todo quedó en una pequeña pérdida de consciencia y algún mareo; como medida de precaución, fue sustituido por Salva y llevado posteriormente a un hospital de la ciudad para hacerle las pruebas pertinentes; ya en la tarde de hoy fue dado de alta. En lo que se refiere al control del juego, fue el Nástic quien llevó la manija del partido; y con respecto al árbitro, bien en líneas generales, aunque se equivocó al no amonestar con tarjeta amarilla a Abel tras una fea entrada al tobillo de Rossato.
La segunda parte fue una continuación de la primera: los catalanes seguían con el control del balón, llegando al área blanquiazul con ocasiones que no entrañaron demasiado peligro; mientras, el Málaga se dedicó a esperar un contragolpe que pusiera en aprietos a la defensa local. Y así llegó el gol visitante en el minuto 76: Calleja se internó por la banda izquierda y centró a un Salva Ballesta que cabeceó perfectamente el balón, que superó al portero Roberto y que se coló por la escuadra (0-1). El Nástic no se amilanó e hizo todo lo posible para, al menos, conseguir un gol y llevarse un punto. Acto seguido del gol malaguista, Antonio López botó una falta que a punto estuvo de convertirse en el empate, pero Goitia estuvo atento y, tras una gran estirada, despejó el esférico a córner; poco después, Maldonado falló a puerta vacía y remató fuera el centro de Calle. Y ya en el minuto 88, el árbitro pitó una falta inexistente por presuntas manos de Welligton, que además vio tarjeta amarilla al término del encuentro. El rechace de la falta lo recogió Arpón, que entró al campo unos minutos antes, que empaló al fondo de las mallas tras rozar en la pierna de Welligton (1-1).
Con este empate, unido a la victoria del Numancia esta tarde, el Málaga pierde el liderato y se queda segundo con 32 puntos; ahora, la ventaja sobre el cuarto clasificado se reduce a sólo 6 puntos, por lo que el conjunto blanquiazul deberá salir de esta pequeña racha de malos resultados (tres partidos sin ganar) y lograr una victoria que les distancie un poco más de sus perseguidores. El siguiente partido volverá a ser fuera de casa, esta vez en el feudo del Hércules, que también aspira a situarse en puestos de ascenso, por lo que el encuentro se intuye interesante. Será el próximo domingo a las 18:00h en directo con las cámaras de Localia.

1 comentario:

letuchi dijo...

Popopo, la profecía se está cumpliendo :P. Me parece que al final no va a subir ;). Bueno Rafaaaaaaaaaa, esperemos que no siga asi porque si no al final de la liga ... Besis y xaoo(sabes que es de coña eh?, pero que entre broma y broma, la verdad asoma :P)