lunes, 18 de junio de 2012

Querido papá

Rafael Martínez Maza
(15 de noviembre de 1956 - 11 de junio de 2012)

Tú no has muerto. Tú no estás muerto. Tú sigues vivo porque la gente buena nunca muere, es inmortal, y tú eres muy buena gente. Seguirás vivo en los corazones de la gente que te quiere: tus padres, tus hermanos, tu familia, tus amigos, tu mujer, tu hija, yo.
Tu cuerpo ha dicho "Se acabó", pero tu espíritu no. Si tus padres, que te dieron la vida y que te vieron nacer en calle Lazcano, siguen aquí, ¿cómo no vas a estar vivo? Si mamá, que te juró amor eterno, sigue aquí, ¿quién va a decir que tú no estás? Si mi hermana y yo, que somos sangre de tu sangre, seguimos aquí, ¿alguien duda todavía de que tú no sigues con nosotros? Y la cosa no termina aquí. Los que sean mis hijos, y los de María también, mantendrán vigente tu presencia en este mundo, y los hijos de nuestros hijos, y así hasta el final de los días, porque si alguien merece ser eterno, ése eres tú.
Papá, yo te debo mucho. Sin ir más lejos, te debo que seas un espejo en el que mirarme. Yo soy casi como tú, porque como tú no hay nadie. No está bien que yo lo diga, pero yo creo que soy un hombre sencillo, humilde, trabajador y buena gente. ¿Qué pasa? Que tú eres eso y más, mucho más. Y en ti me fijaré, a ti te emularé cuando a mí me llegue la hora de ser padre. ¿Qué mejor maestro que tú? Yo firmo ahora llegar a ser la mitad de buen padre que lo eres tú conmigo. Tus nietos no podrán tocarte, besarte, abrazarte. Tendrán que conformarse con las fotos que les enseñe y con lo que yo les cuente de ti, y les diré "Mirad qué pedazo de abuelo tenéis. Ojalá él hubiera sido vuestro padre".
Arriba en el cielo, tu nueva casa, levántate de tu cama y desayuna tu pitufo bien tostado con aceite y tu cafelito. Luego, siéntate junto a la mesita del teléfono, en tu sillón o en tu sofá, donde tú quieras, y lee tu periódico de pe a pa, eso sí, empezando siempre por la sección de Deportes. Hora de almorzar. El menú incluye sopa de picadillo sin Avecrem, potaje de lentejas con chorizo, espaguetis con gambas, rosadas fritas, conchafinas, habas con jamón, filetes rusos... No te quejarás, ¿no? Vuelve a tu sitio a echarte tu siestecita, que luego juega tu Málaga, y a la vuelta te da tiempo a ver tu corrida de toros. Y después de una cena ligerita, a la cama con tu radio, y a roncar que se ha dicho.
Haz todo eso y más, pero no te olvides de nosotros y échanos un ojo de vez en cuando, que tienes que ver a mamá envejecer como se merece y con vuestros nietos, que María y yo nos daremos paseos con ellos por la plaza de la Merced, por la calle Larios, por el Paseo del Parque y por toda Málaga. Tienes que ver a María terminar la carrera, que luego le cazará un chavalote ¿malagueño, jerezano, italiano? que se casará con ella, y a ti te tocará vestirte de padrino de la novia más guapa que te puedas echar a los ojos. Y a mí me tienes que acompañar cada día que vaya a ver al Málaga. Yo, sentado en la grada de Gol; tú, en tu Palco VIP, que tú eres una persona muy importante. Y ahí te quiero ver, agarrándome del brazo cuando me levante para criticar al árbitro, y me dirás "Rafa, no te alteres que sí era fuera de juego, que desde aquí arriba lo he visto de lujo". Y yo te contestaré "Papá, pues tú deja ya de comerte las uñas". Ya viste que este año te he sacado tu abono y tu carné de Malaguista, que pocos más que tú se merecen ese calificativo, porque tú vas a ver al Málaga jugar la Champions League, y ganarla, y la Liga también.
Ya termino. Papá, ¿te acuerdas de esa foto en la que estamos tú y yo tumbados en tu cama cuando yo tenía tres o cuatro años un mes? Pues así quiero que me recuerdes, como tu niño chico, a pesar de que ahora ya sea más grande, porque, aunque la última imagen que tengo de ti es la que por desgracia me ha tocado ver cuando todavía no había llegado tu momento, yo te voy a recordar con tu cara delgada, morenita, peinado hacia atrás y con bigote. Papá, el dedo en los labios. Es hora de descansar. Ya nos veremos.
Si en algún momento te he fallado, te pido que me perdones, y espero que tú estés orgulloso de que sea tu hijo, porque yo siempre podré gritar con orgullo que tú eres mi padre. ¡Gracias, papá!
Ragui, Chino y Finita te quieren mucho.

14 comentarios:

letuchi dijo...

Se me han saltado las lágrimas leyendo!! Preciosa y emotiva entrada
Tu padre está muy orgulloso del hijo que tiene, no me cabe duda :)

Tito Eliatron dijo...

Un abrazo enorme.

Daniel López dijo...

Un abrazo Rafa, te conozco a tí, y sé como eres, así que me puedo imaginar como era él. Lo más seguro, lógico y racional, es que fuera una gran persona, digna de admirar... Porque de tal palo, tal astilla.

Ánimo

Migue dijo...

Yo solo te conozco de forma virtual pero lo siento como si fueras un amigo de toda la vida.
Solo decirte que mucha fuerza y ánimo para seguir adelante.

Un abrazo

Rojo Merlin dijo...

No sabes cuanto temía esta entrada tuya. NO he tenido la suerte de conocer a tu padre, pero si de conocerte a ti.
Si te sirve de consuelo, yo hace tiempo que perdí a mis padres, y lo único que que tengo en esta vida es sus enseñanzas, el amor que nos teníamos, y saber que siempre estarán conmigo, porque nunca los olvidaré.
Como se que en eso coincidimos, no tengo mucho más que decirte, ánimo, sigue queriéndolo siempre, cosa que no dudo, y recuerda que aquí todos estamos de paso, un abrazo muy grande. En cuanto nos veamos, te lo daré en persona.
Tu padre desde el cielo y todos los demás, estamos muy orgullosos de ti.

Acertijos dijo...

Un abrazo muy fuerte.

tita Inma dijo...

Como dice Rojo Merlin, nunca quisimos que esta entrada tuya se llevara a cabo, todos los que han estado a su lado han luchado porque así fuera.Tu padre, que luchó hasta el final,sin quejarse ni un sólo momento, demostró una vez mas,lo buena persona que es, sufriendo más por el dolor que le pudiese provocar a su familia que por si mismo. Sabes que siempre nos tendrás.Os queremos.

fleogom dijo...

Animo un Abrazo

Juan Martínez-Tébar Giménez dijo...

Un abrazo Rafa

Rafalillo dijo...

Letuchi: pues esta misma carta la leí en la misa del funeral. Yo no sé cómo pude aguantar el tipo.

Tito Eliatron: gracias ;)

Daniel López: gracias ;)

Migue: gracias, se intentará ;)

Rojo Merlin: yo también temía tener que escribir algo así, pero también tenía la esperanza de que podía durar un poco más. Y sí, por desgracia la vida es solamente un paseo del que desconocemos su final.

Acertijos: gracias ;)

Tita Inma: gracias ;)

Fleogom: gracias ;)
Por cierto, no sé quién eres. ¿Te importaría decirme de qué me conoces?

Juan Martínez-Tébar Giménez: gracias ;)

Gracias a todos de corazón por vuestros ánimos ;)

kuki dijo...

Rafa, solamente decirte que un beso muy grande y que siempre tendrás a tus tías de jerez para lo que tu quieras, te mereces mucho, eres un buen hijo y tu padre siempre estará velando por ti.
Un beso

Rafalillo dijo...

Gracias, eso espero, que tengo muchas ganas de volver a Jerez y pasar allí unos días ;)

Andres dijo...

Espero que sigas sintiendo a tu padre tan cerca siempre, eso es muy bonito y necesario, porque yo también creo en esa presencia eterna.

Desde luego que tu padre estará muy orgulloso de vosotros allá donde esté, lo habéis cuidado fenomenalmente.

Un abrazo.

Rafalillo dijo...

Andrés, no pasa un día y casi ninguna hora sin que me acuerde de él.

Gracias por tu comentario ;)