martes, 6 de agosto de 2013

El juego del ángel

Este año, entre una cosa y otra, he empezado más tarde de la cuenta mis lecturas veraniegas, pero por fin os traigo la reseña del primer libro que ha caído en mis manos en estos meses de vacaciones: 'El juego del ángel', del escritor barcelonés Carlos Ruiz Zafón.
David Martín es un joven barcelonés de diecisiete años que trabaja en el periódico La Voz de la Industria. Un lejano día de diciembre de 1917, el subdirector, aconsejado por Pedro Vidal, una de las mejores plumas del periódico y además amigo protector del joven, le propone que escriba historias policíacas y de misterio para ser publicadas en la contraportada de los domingos. Semanas más tarde, David recibe una carta de un tal Andreas Corelli que, fascinado por sus historias, le invita a un prostíbulo que después descubre que hace tiempo que desapareció. Pasan los años y ahora David trabaja para dos editores que le publican un libro cada mes, y con el dinero que gana consigue adquirir una vivienda a la que seguía la pista desde hacía ya bastante tiempo. Andreas Corelli vuelve a la palestra para conocerle y pedirle que escriba un libro para él a cambio de una gran fortuna justo cuando Cristina Sagnier, la chica tras la que iba David e hija del chófer de Pedro, se casa con éste. Por otra parte, David se encuentra con que en su casa vivió otro escritor con sus mismas iniciales, y no sólo eso, sino que también descubre que tienen muchas más cosas en común de las que él cree y que pueden poner en juego su propia vida y la de sus amigos.
Es inevitable que en la reseña de este libro no aparezca una sola referencia a la novela predecesora, 'La sombra del viento', que con otros dos libros, uno de ellos todavía por publicar, conforma una tetralogía conocida como El Cementerio de los Libros Olvidados. Las comparaciones, a veces, son odiosas, pero no queda otra, y sí, 'El juego del ángel' es peor que el primer texto de la saga, tal y como me esperaba después de haber leído críticas de otros lectores. Quizás me ha gustado menos por eso mismo, por tener una idea preconcebida del exterior que seguramente ha condicionado mi lectura; sin embargo, esto no quiere decir que sea una mala novela. El problema de esta segunda entrega es que 'La sombra del viento' es sublime, perfecta, y alcanzar esa perfección de forma consecutiva es sumamente complicado. De no haber existido el primer texto de la serie, todo el mundo diría que 'El juego del ángel' es un libro excepcional, aunque con pequeños defectos que, y de nuevo volvemos a las comparaciones, le hacen perder el partido contra su predecesora. A pesar de que se atisban notables diferencias entre ellas, la historia recuerda muchísimo a la de 'La sombra del viento', sobre todo en los personajes y en la forma de enganchar al lector, pero el final te deja con un mal sabor de boca en cuanto a que hay ciertos cabos sueltos que aparentemente acaban siendo explicados, aunque vagamente para mi gusto. Por lo demás, lo dicho, una novela bastante buena que cuando la lees, al menos en mi caso, hace que te entren ganas de escribir una igual en todos los aspectos hasta que te das cuenta de que solamente unos privilegiados como Carlos Ruiz Zafón pueden conseguirlo: crear un libro que tiene protagonistas físicos y también de papel. Si ya tenía pensado releer 'La sombra del viento' en un futuro, ahora tengo más que claro que, cuando complete la tetralogía, volveré a devorar los cuatro libros del tirón para deleitarme como pocas veces podré hacerlo.