domingo, 18 de octubre de 2015

Ocho años más los que el cuerpo aguante

Cuando llega el día del aniversario siempre acabo diciendo lo mismo, pero es que me sigue pareciendo mentira que 'El mundo de Rafalillo' siga vivo después de tantos años, ocho en el día de hoy para ser exactos. Mucho tiempo, más de lo que me pude haber imaginado aquel jueves por la mañana ya tan lejano en el que me senté delante de un ordenador de sobremesa que ya no existe para crear un blog con un diseño que ya ha cambiado y con unos contenidos que han ido evolucionando al compás de las circunstancias personales que me han tocado vivir. Y sí, aquí estoy, un año más al pie del cañón, y hasta que el cuerpo aguante, como reza el título.
Antes de pasar a enumerar algunos de los números que nos ha dejado 'El mundo de Rafalillo' en su octavo año de vida, procede hacer un repaso general de cómo se ha comportado en dicho tiempo. La verdad es que mantiene la constancia que siempre le ha caracterizado, con una periodicidad inalterable y una temática muy definida que ya es conocida por todos los (pocos) lectores que tiene, quienes saben a qué vienen aquí y qué es lo que se van a encontrar. Ahora bien, esa constancia está basada en que el que escribe estas líneas es muy cabezón y quiere tanto a este blog que no lo va a dejar morir hasta que no le quede más remedio, porque si por él fuera escribiría mucho más. La periodicidad, teniendo en cuenta el poco tiempo del que dispongo para redactar algo medianamente en condiciones, se traduce en que muy rara es la semana en la que no se publica un nuevo post en este rinconcito de Internet. Y con respecto a la temática, pues muy poca variedad, dentro de mi zona de confort, que viene representada principalmente por mis habituales colaboraciones en el Carnaval de Matemáticas, las crónicas cofrades, la ya tradicional sección de 'No es mío, pero es interesante' y las críticas literarias de cada verano. Si por mí fuera habría mucho más y de mejor calidad, pero es lo que hay.
Ahora sí, llega el momento de echarle un vistazo a las estadísticas que ha generado 'El mundo de Rafalillo' en los últimos doce meses, que por algo un número vale más que mil palabras:
  • 56 entradas publicadas (un 33% más que el año anterior), lo que se traduce en más o menos un post por semana.
  • 164 comentarios, unos cuantos más que el año anterior, y que equivale a prácticamente tres comentarios por entrada.
  • Casi 24.000 visitas recibidas, unas 5.000 menos que hace un año. Esto supone una media de 65 visitas al día.
  • Las visitas proceden de 79 países diferentes de los cinco continentes. Más de la tercera parte proceden de España, mientras que el resto lo hace sobre todo desde Latinoamérica (México, Perú, Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Venezuela...) y Estados Unidos.
  • La duración media de las visitas sube hasta los 49 segundos, por los 44 del año anterior.
  • El blog ha sido visualizado unas 29.500 veces, un 15% menos que el año anterior. En total son 862 páginas diferentes las que se han visualizado, siendo la de ¿Qué diferencia existe entre un equinoccio y un solsticio? la más visitada, seguida por la página principal del blog.
  • El blog tiene 83 suscriptores (un 11% más que el año pasado) y 65 seguidores (tres más que hace un año).
  • Para terminar, comentar que el blog mantiene un año más un PageRank de 3 sobre 10.
Como veis, hay un poco de todo, datos que mejoran y datos que empeoran los registros del año anterior, aunque, bajo mi punto de vista, los que más se deben tener en cuenta son las entradas publicadas y las visitas recibidas. La razón de que haya escrito más posts se debe simple y llanamente a que he organizado una de las ediciones del Carnaval de Matemáticas, que implica publicar tres entradas en apenas un mes, a que ha habido varias procesiones extraordinarias, y también porque he leído y he ido al cine un poco más que un año atrás. El bajón de las visitas es una consecuencia directa de que en los últimos años no haya publicado tanto como al principio y de que los temas de los que hablo ya no atraen tanto como antes.
Hay que tener en cuenta que los blogs cada vez tienen menos público, succionado por las redes sociales, en los que la comunicación es más ágil y breve, que es lo que busca la gente. Yo mantengo que un post de un blog aporta mucho más que una frase o una foto, y por eso sigo aquí, compartiendo con vosotros un trocito de mi vida en lo que ya se ha convertido un diario personal en toda regla, porque del número de comentarios en realidad habría que quitar casi la mitad, que son los que yo utilizo para contestaros. He incumplido la promesa que hice hace un año, cuando dije que tenía previsto crear un nuevo blog en este período, pero resulta que los planes que tenía se vieron truncados a las pocas semanas cuando me comunicaron en el colegio en el que trabajaba que ése sería mi último curso allí, y yo contaba con que me hicieran indefinido. Esto ha supuesto que ahora me haya visto obligado a prepararme las Oposiciones de Secundaria, que exigen mucho tiempo, tiempo que yo hubiera querido dedicar a un segundo blog que de momento va a tener que seguir esperando.
No tengo mucho más que decir, solamente dar las gracias a los pocos lectores que os mantenéis al pie del cañón atentos a las novedades que os traigo, que ya os adelanto que probablemente serán menos durante los próximos doce meses por eso de que tengo que estudiar a saco para conseguir una plaza de profesor. Esperemos que el esfuerzo merezca la pena y que en un futuro próximo, además de enseñar matemáticas e informática a decenas de alumnos, el blog vuelva a ser el de antaño. Lo dicho, que 'El mundo de Rafalillo' todavía tiene cuerda para rato, y que vosotros lo veáis.
¡Muchas gracias a todos!