domingo, 9 de octubre de 2016

75 años de Santa María del Monte Calvario

En la tarde noche de ayer tuvo lugar la procesión extraordinaria de Santa María del Monte Calvario, que recorrió las calles del barrio de la Victoria con motivo del 75 aniversario de la bendición de dicha imagen.
El cortejo se puso en marcha a las siete de la tarde desde las naves del Santuario de la Victoria, al igual que ocurre cada Viernes Santo; al frente salió la cruz guía de esta hermandad, seguida de diversos enseres y de representaciones de varias cofradías y de la Orden Tercera de los Frailes Mínimos de San Francisco de Paula. La imagen procesionó en su trono de Semana Santa, pero con una estética diferente, pues lo hizo sin la presencia de San Juan Evangelista y con un ajuar compuesto por varios estrenos, entre los que cabe destacar el tocado y la saya, así como el manto de María Santísima de la Paloma, cedido para la ocasión por la hermandad del Miércoles Santo; por otra parte, el palio lució el bordado completo de las bambalinas laterales. Musicalmente hablando, estuvo acompañada como es habitual por la Banda de Música de la Paz, que interpretó piezas más triunfales y alegres además de las que suelen tocar cada Viernes Santo tras la imagen de Santa María del Monte Calvario, de corte más sobrio.
La procesión, tras abandonar el Santuario, recorrió calles para nada acostumbradas a ver pasar tronos de Semana Santa, como por ejemplo Ferrándiz, donde el trono fue recibido con una gran petalada, Tejeros, Santa María Micaela o Cristo de la Epidemia, y es que, al contrario de lo que suele ocurrir con las procesiones extraordinarias, el itinerario se ha limitado al barrio al que pertenece la hermandad en vez de incluir calles del Centro Histórico. Esta decisión no ha significado una menor afluencia de público, sino todo lo contrario, aunque también es cierto que no se ha advertido un bullicio tan exagerado como ocurre con cofradías de más renombre y tirón en la ciudad; en cualquier caso, la imagen de Santa María del Monte Calvario ha estado bastante arropada durante todo su recorrido procesional, en especial junto a la Ermita de San Lázaro, donde fueron lanzados varios cohetes y fuegos artificiales, en las casas hermandad del Rocío y del Amor, y en otros puntos engalanados con guirnaldas, banderolas, mantones. La procesión se recogió sobre las dos de la madrugada en el Santuario de la Victoria, tras lo cual tuvo lugar el regreso de la imagen a la Ermita del Monte Calvario en rosario de antorchas.