martes, 18 de octubre de 2016

A un paso de la década

Cada año que pasa parece más complicado, pero aquí sigo aguantando el tipo ante las adversidades, la competencia, la falta de tiempo y, por qué no decirlo, también de ideas que se han perdido por un camino que hoy está de aniversario. Mi blog, 'El mundo de Rafalillo', cumple nueve años en una blogosfera tan saturada y diversa que en nada se parece a la que existía cuando me embarqué en este proyecto, consolidado o moribundo, según se mire.
Como iba contando, del blog se puede decir al mismo tiempo tanto que está maduro como que está medio muerto. Lo primero es evidente, puesto que dudo que haya muchas bitácoras tan longevas como ésta y que estén sostenidas por una única persona que no se dedique profesionalmente a esto de Internet, es decir, que no viva de su blog; lo segundo, pues también salta a la vista, y es que esto ya es una sombra marchita de lo que fue en sus grandes y primeros años, cuando publicaba dos o tres entradas por semana, con cierta variedad de contenidos y con un considerable número de lectores y visitantes asiduos para ser un blog poco conocido y sin afán de renombre. Con el paso de los años, en gran parte debido a que he estado trabajando, o estudiando para las Oposiciones como en el último, la variedad temática y la periodicidad de las publicaciones han ido menguando progresivamente hasta tal punto que a día de hoy casi todos los meses se resumen en tres entradas: una de juegos ('Adivina quién soy' o 'Adivina dónde estoy'), una de 'No es mío, pero es interesante' y otra del Carnaval de Matemáticas. Puntualmente escribo sobre los libros que leo en verano y sobre las procesiones de Semana Santa y extraordinarias que tienen lugar a lo largo del año, y poco más. Así de esquelético se está quedando 'El mundo de Rafalillo', y sinceramente no está previsto que engorde en el futuro.
Lo que no cambia es el resumen estadístico anual que elaboro en cada cumpleaños del blog para seguir su evolución:
  • 39 entradas publicadas (aproximadamente un 30 % menos que el año anterior), lo cual se traduce en algo más de tres posts mensuales.
  • 87 comentarios, poco más de la mitad que el año anterior, lo que equivale a algo más de dos por cada entrada.
  • Casi 20.500 visitas recibidas, es decir unas 3.500 menos que hace un año. Esto supone una media de unas 56 visitas diarias.
  • Las visitas proceden de 91 países diferentes de los cinco continentes. Algo más de la tercera parte de los visitantes son de España, mientras que los demás lo hacen principalmente desde Latinoamérica (México, Colombia, Perú, Argentina, Chile, Ecuador...) y Estados Unidos.
  • La duración media de las visitas baja hasta los 40 segundos, por los 49 del año anterior.
  • El blog ha sido visualizado algo más de 24.500 veces, un 16 % menos que el año anterior. Son 646 las diferentes páginas que se han visualizado, siendo la de ¿Qué diferencia existe entre un equinoccio y un solsticio? la más visitada, seguida por la principal del blog.
  • El blog tiene 102 suscriptores (un 23 % más que el año pasado) y 56 seguidores (nueve menos que hace un año).
  • Finalmente, comentar que el blog mantiene un PageRank de 3 sobre 10.
En líneas generales, las cifras son bastante negativas, aunque tampoco es que esperase otra cosa, para qué engañarme. Esto es la pescadilla que se muerde la cola: si publico menos entradas y con menos variedad, habrá menos visitantes, menos lectores y menos comentarios. Los datos obtenidos son los que son por lo que comentaba al principio, y es que este último año lo he dedicado casi en exclusiva a prepararme las Oposiciones, lo cual implicaba necesariamente dejar de lado el blog más de lo que ya estaba, aunque como premio conseguí lo más importante de todo, esa plaza de profesor tan deseada, que a fin de cuentas lo del blog es un hobby más.
Después de varios años de capa caída, ya tengo muy asumido que 'El mundo de Rafalillo' no volverá a ser el de antes. Nunca le di una importancia excesiva, pero el tema de los comentarios de los lectores, que es lo que en realidad mantiene con vida cualquier bitácora, hace ya tiempo que no me quita el sueño en absoluto, porque si no ya habría cerrado el negocio hace ya varios años. Con esto quiero decir que yo no publico entradas esperando que alguien responda desde el otro lado del ordenador, sino porque me apetece compartir algunas de mis aficiones (matemáticas, Semana Santa, lectura...) con el resto del mundo, y el que quiera comentar algo que comente, y el que no, que no lo haga, que yo soy el primero que casi nunca lo hace en los blogs que visito. También cabe comentar que hace dos años prometí que a corto plazo crearía otro blog, pero temático; a día de hoy todavía no ha visto a la luz, y, por si acaso no lo hace, voy al menos a confesar cuál era la idea para que no quede en el olvido: un blog con fotos hechas por mí sobre la Semana Santa de Málaga. No descarto que más pronto que tarde me lance a ello, pero no lo voy a prometer para no volver a quedar por mentiroso.
En fin, un año más llega el momento de agradecer en estas líneas a los muy pocos lectores que rondan este blog que sigáis pasándoos por aquí de vez en cuando. Ya me gustaría a mí que estoy tuviese algo más de vida, pero toca conformarse con lo que hay, que, si bien es poco, no es de mala calidad. Con más o con menos entradas, 'El mundo de Rafalillo' siempre os estará esperando con los brazos abiertos, a los que ya estáis y los que están por venir.
¡Muchas gracias a todos!