miércoles, 11 de enero de 2012

Eliminados con dignidad

El Málaga se despide de la Copa del Rey tras caer frente al Real Madrid en los octavos de final tras un balance global de 4-2 favorable a los blancos, quienes ganaron 3-2 en la ida del Bernabeu y ayer 0-1 en el partido de vuelta en La Rosaleda.
Al conjunto blanquiazul le bastaba un 1-0 para lograr la proeza de eliminar al todopoderoso y vigente campeón Real Madrid, pero tanto en la ida como en la vuelta no le sonrió la suerte. El Málaga comenzó el partido un poco tímido y ejerciendo una mínima presión a un Real Madrid que se dedicó a ver pasar el tiempo tocando y tocando el balón a la espera de encontrar algún resquicio para matar la eliminatoria. Los locales se acercaban al área visitante con acciones de cierto peligro, como las de Van Nistelrooy, Sebas Fernández y Eliseu, mientras que el conjunto merengue no dispuso de ninguna ocasión hasta minutos antes del descanso con una internada de Khedira y luego con un peligroso remate de cabeza de Sergio Ramos que se marchó lamiendo el poste. El primer tiempo terminó con un potente zurdazo de Eliseu que iba directo a la escuadra, pero Casillas se ocupó de evitarlo mandando el esférico a córner. El árbitro estuvo regular en algunas decisiones que perjudicaron algo más al Málaga que al Real Madrid.
El Málaga estuvo más apagado durante la segunda mitad y eso lo supo leer su rival, que poco a poco fue acumulando más acercamientos al área defendida por Willy Caballero, quien estuvo provindencial al desviar un cabezazo prácticamente a bocajarro de Cristiano Ronaldo, pero no estuvo tan afortunado a veinte minutos del final, cuando un disparo de Benzema se le coló entre las piernas tras no atajar el esférico con las manos (0-1). El gol cayó como una losa tanto en los jugadores como en una afición malaguista que, salvo milagro, ya veía perdida la eliminatoria. Sergio Ramos pudo aumentar la ventaja en el marcador con un taconazo, pero esta vez sí acertó Caballero con su despeje, mientras que el Málaga intentó hasta el final marcar al menos un gol con un remate de cabeza de Toulalan que rozó el palo. El árbitro empeoró su actuación en esta segunda mitad al obviar la segunda amarilla que debió mostrarle a Lass en una falta y otra que bien pudo ser roja de Sergio Ramos por un codazo sobre Rondón. Quien si se fue expulsado con doble amarilla fue Arbeloa cuando apenas restaban cuatro minutos para el final.
El Málaga dice adiós a la Copa del Rey con dignidad después de haberle plantado cara al Real Madrid en los dos encuentros y haberle puesto contra las cuerdas en el Santiago Bernabeu, pues en aquel partido se marchó al descanso con un 0-2 que acabarían remontando los blancos en los segundos cuarenta y cinco minutos. Ahora toca centrarse en la competición liguera y acabar con una racha negativa de cuatro encuentros sin ganar para afianzarse en puestos europeos.