viernes, 30 de julio de 2021

La verdad sobre el caso Savolta

Mi segunda lectura de este verano ha sido 'La verdad sobre el caso Savolta', del escritor español Eduardo Mendoza.
Javier Miranda es un joven que trabaja en el despacho de abogados del señor Cortabanyes en la Barcelona de 1917, año en el que la clase obrera comienza a sublevarse para defender sus derechos a través de huelgas y rebeliones que alteran la vida de la ciudad. Por entonces conoce al francés Paul André Lepprince, quien trabaja en la empresa del industrial catalán Enric Savolta, aunque pronto se hará cargo de ella e incluso se casará con la hija de Savolta tras el misterioso asesinato de éste. La confianza que crece entre ellos es tal que Lepprince, cuando se anima a convertirse en alcalde de Barcelona, le propone a Javier que sea su secretario e incluso que se case con María Coral, una joven gitana de un cabaret que fue su amante. Entre tanto, se suceden diversos asesinatos de personas que en mayor o menor medida están relacionadas con la actividad de la empresa de Savolta, cuyos problemas económicos se van acrecentando poco a poco.
Estaba yo en 2º Bachillerato cuando mi profesor de Lengua Castellana y Literatura nos dijo que ese curso teníamos que leer este libro o 'La familia de Pascual Duarte'. Compré los dos y acabé leyendo el de Camilo José Cela, mientras que el de Eduardo Mendoza se quedó en mi estantería a la espera de ser leído más adelante. Pues resulta que han tenido que pasar 17-18 años, la mitad de lo que llevo vivido hasta ahora, para que por fin me haya decidido a leer la primera novela de Mendoza, y la verdad es que me alegro de que en su momento me hubiese decantado por el libro de Cela, ya que ése me gustó mucho y éste me ha gustado más bien poco. No pongo en duda la calidad literaria de esta obra de Eduardo Mendoza, pues se ve que está muy bien escrito y narrado, aunque a mí se me ha hecho un poco pesado por diversos factores, principalmente dos: uno, que la trama no me ha terminado de convencer, ya que no me siento muy atraído por los problemas sociales y laborales de la época en la que está ambientada la obra; y el otro, que en casi todos los capítulos se entremezclan hechos sucedidos en diferentes momentos temporales que no han hecho más que crearme confusión y, por consiguiente, que no haya sido capaz de hilar bien toda la historia, salvo en las últimas páginas, cuando se explica prácticamente todo. Por otra parte, he echado en falta que en el libro tuviese algo más de peso el género policíaco, que algo tiene, y no tanto el social o histórico, y, aunque a priori no contaba con que fuese a gustarme mucho, sí que es cierto que esperaba haber disfrutado un poco más de su lectura. Con estas palabras no pretendo cerrarle la puerta al resto de títulos de uno de los escritores españoles más importantes de los últimos 50 años, puesto que 'El misterio de la cripta embrujada', otro de sus libros más reconocidos, puede que sí se adapte mejor a mis gustos literarios, por lo que probablemente le daré una nueva oportunidad a Eduardo Mendoza en el futuro.

jueves, 22 de julio de 2021

Viaje a España 2019: día 4

Jueves, 28 de febrero de 2019

8:10
Al igual que los días anteriores, lo primero que hice nada más levantarme fue darme una ducha. Ya vestido y preparado para afrontar un nuevo día del viaje, me reuní con mis amigos, que habían dormido en la otra habitación para que no les molestasen mis ronquidos, y a las nueve y cuarto salimos para ir a desayunar de nuevo a Panaria; al igual que el día anterior, tomé pan tostado con aceite y una taza de leche con Cola Cao, pero también me pedí un croissant (3'70 € en total).

De allí nos fuimos a la plaza Porlier, donde vimos el Palacio de Camposagrado y la escultura de 'El viajero', y ya en la plaza de Alfonso II el Casto nos topamos con el Palacio de Valdecarzana-Heredia y con la Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo, aunque antes de visitarla estuvimos unos minutos viendo el monumento a Alfonso II el Casto, el Jardín de los Reyes Caudillos y la capilla del rey Casto.

A continuación, nos adentramos en el pórtico que da acceso al interior de la Catedral, cuya entrada nos costó 7 € a cada uno, audioguía incluida. Nada más entrar, advertimos el predominante estilo gótico del templo por los arcos ojivales y la bóveda de crucería de la nave central. Avanzamos por las capillas de la nave de la Epístola hasta llegar al ábside, en la que sobresale por su belleza y majestuosidad el retablo mayor.

Seguidamente, tras pasar por delante de la imagen medieval de El Salvador, accedimos a la Cámara Santa, una de las estancias más importantes de la Catedral, puesto que en ella se custodian tesoros y reliquias como el Arca Santa, la Cruz de la Victoria, la Cruz de los Ángeles y el Santo Sudario, entre otros.

La visita nos llevó después a la cripta de Santa Leocadia y al claustro, desde donde pasamos a la Sala Capitular, en la cual se conservan los restos de la sillería del coro, antes de regresar a la Catedral propiamente dicha y poder admirar de nuevo el magnífico retablo de la Capilla Mayor.

Terminamos la visita recorriendo la nave izquierda a través de sus numerosas capillas, entre las que destacan la de la Anunciación y la de la Asunción. Tras casi hora y media de visita, salimos de la Catedral para seguir conociendo la ciudad, aunque no sin antes hacerme una foto junto con la escultura de 'La Regenta' y la Catedral de Oviedo de fondo.

12:15
Avanzamos por las céntricas calles Rúa y Cimadevilla hasta desembocar en la plaza de la Constitución, donde se erigen la Casa Consistorial de Oviedo y la iglesia de San Isidoro el Real, en la cual entramos para admirar su evidente y majestuoso estilo barroco, sus numerosas capillas con tallas de cristos, vírgenes y santos, y su retablo mayor.

Después fuimos al Mercado de El Fontán, en uno de cuyos puestos me compré un bollo preñao por 1'10 € para probar este producto típico asturiano, tras lo cual nos acercamos a la plaza de Daoiz y Velarde, que estaba a rebosar de gente y tenderetes por el mercadillo que se monta allí cada jueves, y a la plaza del Fontán, muy característica con sus pórticos de columnas y soportales.

Nuestro paseo nos llevó ahora hasta los edificios del Palacio de la Junta General y de la Casa-Palacio de la Presidencia del Gobierno del Principado de Asturias, justo enfrente del Campo de San Francisco, un enorme parque urbano cuyos numerosos árboles estaban casi todos sin hojas por las fechas en las que nos encontrábamos.

Debido a su gran tamaño, estuvimos paseando por este parque cerca de media hora, tiempo en el que tuvimos la ocasión de ver el estanque de los Patos y los numerosos puntos de interés que hay en él, como por ejemplo el monumento a José Tartiere, el antiguo arco de entrada a la desaparecida iglesia de San Isidoro, la estatua de Mafalda o la de Sabino Fernández Campo, entre otros.

Dejamos el parque y cruzamos la calle Uría a la altura de donde se encuentra la estatua de Woody Allen para a continuación pasar por delante del Teatro Campoamor, avanzar por la calle Pelayo, donde nos topamos con varias esculturas urbanas de bronce, y llegar hasta la Basílica de San Juan El Real, que se encontraba cerrada en ese momento.

Como ya eran cerca de las dos, paramos unos minutos para pensar si almorzar en Oviedo o en Cudillero, que sería nuestro siguiente destino. Al final, decidimos comer aquí, concretamente en el restaurante El Fartuquín, donde dos de mis amigos se pidieron un menú especial de 17 €, mientras que el otro y yo nos decantamos por el menú del día a 10 €, en mi caso ensaladilla rusa, filete de ternera a la plancha y tarta de chocolate. Todo estaba exquisito, de hecho hasta probé alguno de los platos de mis amigos.

Salimos del restaurante más que saciados y casi tan llenos como el día anterior en Gijón para hacer una pequeña parada en el hotel y coger el coche para echar la tarde en Cudillero y Avilés, de tal manera que, saliendo de Oviedo, pasamos por delante de la iglesia de San Julián de los Prados, otro de los templos prerrománicos de la ciudad que son Patrimonio de la Humanidad.

17:10
Dejamos el coche en el aparcamiento del puerto pesquero de Cudillero, cerca de una bonita cascada situada frente al muelle, y de allí nos fuimos andando al núcleo principal del pueblo, enclavado en la montaña con unas coloridas casas que parecen forman un anfiteatro que se abre al mar, y cuyas edificaciones más notables son la iglesia de San Pedro, en la que no pudimos entrar porque se estaba oficiando un funeral, y el Ayuntamiento.

A continuación, nos dispusimos a ir al Mirador de la Garita y al Mirador de la Atalaya, para lo cual tuvimos que subir los interminables escalones de un laberinto de calles estrechas y en cuesta que al menos a mí me dejaron agotado, aunque el esfuerzo mereció la pena, ya que las vistas que teníamos del pueblo, del puerto y de los acantilados desde allí arriba eran inmejorables.

Tras descansar y disfrutar de la panorámica durante unos quince minutos, bajamos de nuevo al pueblo con cuidado de no caernos, pues algunos tramos estaban un poco deteriorados y había que agarrarse a las barandillas, y nos fuimos en busca del coche para continuar con el viaje.

Llegamos a Avilés poco antes de las siete de la tarde, de tal manera que dejamos el coche en la zona azul para seguidamente darnos una pequeña vuelta por la ciudad, pues la idea era cenar en Oviedo. En primer lugar, nos topamos con la iglesia de Santo Tomás de Canterbury, conocida popularmente como la catedral de Avilés, pues por su tamaño así lo parece.

Avanzamos por la calle de la Cámara hasta desembocar en la plaza de España, la cual está presidida por el edificio del Ayuntamiento, aunque estaba oculto tras un escenario. A continuación vimos el Palacio de Ferrera, que actualmente alberga un hotel, y la Fuente de los Caños de San Francisco, situada junto a la iglesia de San Nicolás de Bari.

Continuamos nuestro paseo por la peatonal calle Galiana y luego nos adentramos en el parque de Ferrera cuando ya era prácticamente de noche, por lo que apenas pudimos verlo en condiciones. Salimos por la calle Rivero, más o menos a la altura en la que se encuentran la Fuente de los Caños de Rivero y la capilla de San Pedro, tras lo cual regresamos a la plaza de España.

19:55
No teníamos mucho más que hacer allí, así que nos fuimos en busca del coche para volver a nuestro hotel de Oviedo, adonde llegamos poco antes de las nueve de la noche. Una vez allí, mientras veíamos por la tele el Valencia-Betis de la Copa del Rey, nos pusimos a mirar en qué hotel nos quedaríamos el día siguiente a medio camino de regreso a Málaga. Finalmente, reservamos dos habitaciones en Llerena, en la provincia de Badajoz, y seguidamente salimos a la calle a cenar.

Acabamos yendo a la Sidrería El Gato Negro, donde ya cenamos dos días antes, aunque nos gustó tanto que no nos importó repetir. Yo no tenía mucha hambre y apenas comí un poco de cachopo de cecina y algunas anchoas con queso manchego, ya que el almuerzo fue bastante contundente, pero mis amigos no se cortaron y, además de lo que compartí con ellos, se pidieron una jarra de sangría, seis botellas de sidra, un plato de zamburiñas, un pastel de cabracho, una crema de la casa y un arroz con leche.

Cuando pagamos la cuenta, de casi 100 €, y salimos del restaurante, ya era la una menos veinte de la madrugada. Volvimos tranquilamente al hotel, de tal manera que cuando subimos a nuestras habitaciones pasaban ya diez minutos de la una, hora a la que nos pusimos a dejar las maletas medio hechas para no perder mucho tiempo a la mañana siguiente para continuar con el viaje, de tal manera que, entre una cosa y otra, nos acostamos a las dos.

martes, 13 de julio de 2021

La novia gitana

El primer libro que he leído este verano ha sido 'La novia gitana', de la escritora madrileña que se esconde tras el seudónimo de Carmen Mola.
Susana es una joven gitana que ha sido raptada después de celebrar su despedida de soltera y que aparece muerta unos días más tarde tras haber sido asesinada por alguien que le ha realizado unos agujeros en la cabeza en los que ha metido varios gusanos que han ido devorando poco a poco su cerebro. La inspectora Elena Blanco, junto con su equipo de la Brigada de Análisis de Casos (BAC) y el subinspector Ángel Zárate, se encarga de la investigación de un crimen cuyo modus operandi resulta ser prácticamente idéntico al del asesinato de Lara, la hermana de Susana, que tuvo lugar siete años atrás y cuyo asesino, Miguel Vistas, se encuentra en prisión. Cuando se revisa este caso, no tardan en aparecer ciertas irregularidades que invitan a pensar que quizás se condenó a un inocente, que el verdadero asesino de Lara anda suelto y que es el mismo que el de Susana.
La primera referencia que tuve de este título fue hace un par de años y tras una conversación sobre gustos literarios con un compañero de trabajo, quien me habló de un libro que llevaba poco tiempo a la venta y que estaba teniendo muy buena acogida. Luego me enteré de Carmen Mola no era el verdadero nombre de la autora, sino un seudónimo, lo cual le aportaba si cabe más misterio a este libro del género policíaco, y, en efecto, de que se estaba convirtiendo en un bestseller que al final ha derivado en una exitosa trilogía. Con todos estos ingredientes, sabía que tarde o temprano acabaría leyendo este libro y que muy probablemente lo disfrutaría, como así ha ocurrido. La trama es la típica en la que hay un crimen que resolver, varios personajes a los que se les cuelga el cartel de sospechosos conforme se descubren nuevas pistas y se revelan ciertas informaciones ocultas, y una inspectora con problemas personales que hace todo lo posible por encontrar al verdadero asesino. 'La novia gitana' engancha de principio a fin gracias a su lectura ágil y a que se compone de capítulos cortos que te dejan con ganas de leer un poquito más; además, no abusa de un gran número de personajes secundarios que aportan poco y lían mucho, sino que cuenta con los justos y necesarios para que la historia sea más creíble y que no todo gire exclusivamente alrededor del personaje principal, la inspectora Elena Blanco. Al final se resuelve el caso y se atan todos los cabos, bueno, todos excepto uno, y aquí viene casi lo mejor del libro, que queda pendiente para el segundo título de la trilogía y cuya puerta se deja abierta en las últimas páginas para dejarte con ganas de más. En resumidas cuentas, un libro muy entretenido para los aficionados al género policíaco de una misteriosa Carmen Mola cuyas obras seguro que seguiré disfrutando.

domingo, 4 de julio de 2021

Viaje a España 2019: día 3

Miércoles, 27 de febrero de 2019

8:15
Con el sonido del despertador, me levanté y me fui directo a la ducha, tras lo cual le cedí el sitio a Jose, quien, al igual que su hermano el día anterior, también me hizo saber que no había podido dormir del todo bien por culpa de mis ronquidos (ya me gustaría a mí evitarlo). A las 9:25, salimos del hotel para ir a desayunar a Panaria; en concreto, yo desayuné pan tostado con aceite, una taza de leche con Cola Cao y una mini palmera que venía de acompañamiento (2'40 €).

A continuación, fuimos en busca del coche de Miguel, que lo dejamos el día anterior en un garaje situado frente al hotel, para subir al Monte Naranco y visitar la iglesia de San Miguel de Lillo y la iglesia de Santa María del Naranco, los dos templos prerrománicos del siglo IX que se encuentran en él, y desde cuyo mirador pudimos divisar tanto la ciudad de Oviedo como las cumbres nevadas de la Cordillera Cantábrica.

Sobre las 11:30 partimos en dirección a nuestro siguiente destino, la iglesia de San Salvador de Valdediós, la iglesia de Santa María la Real y el Monasterio de Santa María de Valdediós, que se localizan en Villaviciosa, a unos 40 km de Oviedo. La entrada para la visita al conjunto nos costó 5 € a cada uno, pero tuvimos que esperar al turno de las 12:30 para que el guía nos atendiera junto con otros turistas.

En primer lugar, entramos en la iglesia de Santa María la Real, un templo que cuenta con algunas capillas y altares de estilo románico y que está comunicado con el monasterio, a cuyo claustro renacentista accedimos a continuación, y siempre acompañados por el guía y sus exhaustivas y animadas explicaciones, se le veía muy metido en el papel.

Después, continuamos la visita con la iglesia de San Salvador de Valdediós, que data del siglo IX y presenta una planta basilical de tres naves con arcos de medio punto y bóvedas de cañón, características propias del estilo prerrománico de este templo de pequeñas dimensiones que se conserva bastante bien a pesar de su antigüedad.

13:35
Cogimos de nuevo el coche y nos fuimos a Tazones, un pequeño pueblo de pescadores, pero con mucho encanto, situado a pocos kilómetros de Villaviciosa. En primer lugar entramos en la iglesia de San Miguel, y luego bajamos por su llamativa calle principal con sus coloridas fachadas y numerosos restaurantes de pescado y marisco, hasta desembocar en la cala desde donde se divisan varios acantilados de la costa asturiana, y por último también vimos la peculiar Casa de las Conchas, la cual encontramos a pocos metros de allí escondida entre otras casas del pueblo.
 
Apenas estuvimos media hora en Tazones, ya que, aunque nos planteamos la posibilidad de almorzar en el pueblo, finalmente decidimos ir a Gijón y comer allí, por lo que de nuevo nos pusimos en carretera. Eran las 15:15 cuando aparcamos en la zona azul frente a la playa de Poniente de Gijón, tras lo cual nos dirigimos al restaurante Tierra Astur, que era uno de los más recomendados de la zona.
 
Uno de los objetivos del viaje era descubrir y saborear la gastronomía de Asturias, y, si ya la cena de la noche anterior fue todo un éxito en este sentido, el almuerzo de este día no se quedó atrás, puesto que nos pusimos las botas con manjares como una rueda de embutidos y quesos asturianos, unos tortinos de cecina de vacuno y queso de cabra, un gran cachopo de carne con jamón y queso, y un surtido de postres asturianos.

Salimos del restaurante pasadas las cinco de la tarde con la barriga llenísima y tras haber pagado una cuenta de más de 100 € que nos supo hasta barato teniendo en cuenta todo lo que comimos, además de mi botella de agua y de las cinco botellas de sidra y de los tres cafés con leche que se tomaron mis amigos. Así pues, con el estómago llenísimo y encorvados casi sin poder caminar, nos dimos un paseo rodeando la playa de Poniente.

Tras renovar el ticket de la zona azul en la que habíamos aparcado el coche, seguimos paseando, esta vez rodeando por completo el Puerto Deportivo de Gijón, cuyos muelles y dársenas estaban repletos de embarcaciones amarradas, principalmente pequeños yates y veleros.

18:15
Cuando llegamos a la plaza del Marqués, me dispuse a fotografiar el Árbol de la Sidra, la Colegiata de San Juan Bautista, el Palacio de Revillagigedo y el Monumento a Pelayo, y en esto que un hombre de unos 80 años me cogió por banda para hablar conmigo y contarme un tostón sobre que si lo de Pelayo es todo mentira, que si los libros de Historia no cuentan la verdad, y así tuve que aguantarle durante 10 minutos mientras veía a Miguel, Jose y Fran a varios metros de allí riéndose por lo mal que lo estaba pasando, pues no sabía cómo quitarme a este hombre de encima.

Ya liberado de este hombre y de nuevo con mis amigos, avanzamos por la Plaza Mayor, en la cual se erige el edificio del Ayuntamiento, hasta llegar a uno de los extremos de la playa de San Lorenzo, la más conocida de Gijón, en el cual se localiza la iglesia de San Pedro, de estilo historicista y en la que cabe destacar su gran torre.

A continuación, subimos al Cerro de Santa Catalina para ver la célebre y peculiar escultura de hormigón de Eduardo Chillida 'Elogio del Horizonte'. Tras pasear unos minutos por el cerro y asomarnos a los acantilados, bajamos por la zona del Puerto Deportivo hasta regresar a la plaza del Marqués.

De camino al coche, pasamos por delante de las famosas letronas rojas de Gijón, así que nos hicimos algunas fotos para despedirnos de una ciudad que apenas pudimos visitar durante un par de horas, así que habrá que buscar alguna excusa para volver y conocerla mejor. Salimos de allí a las ocho menos diez y apenas media hora después ya estábamos aparcando en el garaje situado frente a nuestro hotel de Oviedo.

Nada más subir a las habitaciones, Jose, Miguel y Fran se llevaron un colchón de la 402 a la 403 para poder dormir juntos en una misma habitación y, de esta forma, evitar mis ronquidos, tras lo cual nos dispusimos a ver el Real Madrid-Barcelona de la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey que, para alegría de mis amigos, acabaría ganando el Barça por 0-3.

Cuando terminó el partido sobre las once de la noche, nos planteamos cenar algo, aunque en realidad no teníamos hambre después del suculento almuerzo de Gijón, así que únicamente nos dimos una vuelta para comprar un par de botellas de agua y una lata de Fanta de limón en una máquina de vending. De nuevo en el hotel, terminamos con la mudanza de las habitaciones y nos acostamos pasada ya la medianoche.

miércoles, 23 de junio de 2021

Premio #CarnaMat12_3

La Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas termina en el día de hoy después de que se anunciase hace algo más de un mes la convocatoria de dicha edición, de que del 23 al 30 de mayo varios aficionados a las matemáticas publicasen sus entradas en blogs y redes sociales, y de que os compartiera el resumen con todas las aportaciones para que diese comienzo el período de votaciones para elegir la mejor entrada de esta edición. En total han votado diez personas, las cuales han asignado sus puntos a 12 de las 14 aportaciones recibidas, aunque solamente una de ellas se puede proclamar como ganadora.
Una vez realizado el recuento de votos, os anuncio que el Premio a la Mejor Entrada de la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas es para
Mi más sincera enhorabuena al ganador, que se lleva este premio tras obtener 18 puntos repartidos en 7 votos (4 + 4 + 2 + 2 + 2 + 2 + 2). Las otras entradas participantes que han conseguido al menos un voto, y ordenadas por puntuación, han sido las siguientes:
Con el anuncio del Premio a la Mejor Entrada queda oficialmente clausurada la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas. Muchas gracias a todos los que habéis participado, votado y seguido esta edición para hacer llegar las matemáticas a todo el mundo de una forma amena, divulgativa y atractiva. Os recuerdo que para que esta iniciativa siga en pie necesitamos voluntarios que se ofrezcan a organizar futuras ediciones, para lo cual no tenéis más que visitar la web del Carnaval de Matemáticas y seguir las indicaciones que encontraréis allí.

domingo, 13 de junio de 2021

No es mío, pero es interesante (CL)

Aquí tenemos una nueva entrega de 'No es mío, pero es interesante', una sección en la que os recomiendo las entradas de otros blogs y webs que más me han interesado en las últimas semanas. Como de costumbre, hay blogs que consiguen colar más de un post, como son los casos de Microsiervos y Ya está el listo que todo lo sabe, con seis aportaciones cada uno. En cuanto a los contenidos, la variedad habitual: matemáticas, ciencia, curiosidades, vídeos, etc.
Echémosle un vistazo a la lista de enlaces de esta entrega:
¿Qué os han parecido las recomendaciones de esta entrega? Espero que os hayan gustado y que me lo hagáis saber a través de un comentario ;)

viernes, 4 de junio de 2021

Resumen de la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas

El pasado domingo terminó el plazo para poder participar en la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas, por lo que ahora llega el momento de compartir con vosotros el resumen con todas las aportaciones de los participantes para que podamos votar y elegir cuál de ellas ha sido la mejor de esta edición.
En total se han recibido 14 aportaciones procedentes de 11 fuentes distintas (blogs, Twitter e Instagram) que han intentado divulgar las matemáticas y hacerlas llegar desde variados puntos de vista. A continuación, os dejo con el listado de las aportaciones participantes; por cierto, si alguien detecta que se me ha olvidado incluir alguna, no tiene más que notificármelo a través de un comentario en esta misma entrada y la añadiré lo antes posible:
 
Entrada 12: Flor simétrica, publicada en Neotrie VR.
Entrada 14: Gomboc, publicada en Instagram de Gaussianos.
Muchas gracias a todos los participantes que han colaborado en la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas, la cual todavía no ha terminado, pues ahora tenéis que elegir con vuestros votos la mejor de las 14 aportaciones que os acabo de desglosar, para lo cual debéis dejar un comentario (estarán temporalmente ocultos para no influir en los votos de otras personas) en esta entrada y votar con 4, 2 y 1 punto a las tres entradas que más os hayan gustado. Solamente tienen derecho a ejercer su voto aquellas personas que hayan participado en alguna edición del Carnaval de Matemáticas, por lo que es obligatorio que esa que vaya a votar incluya en el comentario junto con sus votos un enlace a una de las entradas con las que haya participado. El plazo para votar terminará el próximo 18 de junio, y, tras el correspondiente recuento de puntos, sabremos quién se lleva el Premio al Mejor Post de la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas.
Una vez más, os doy las gracias a todos los que os habéis animado a participar por haber aportado vuestro granito de arena para que esta iniciativa siga adelante, pero para eso necesitamos que anfitriones para las próximas ediciones de junio, septiembre, octubre, etc. Si os animáis, no tenéis más que apuntaros aquí. ¡Viva el Carnaval de Matemáticas!

miércoles, 26 de mayo de 2021

Respuestas de alumnos 'matemáticos' (VIII)

Hay ciertas publicaciones que tienen su hueco garantizado cada año en mi blog, y una de ellas es la que os traigo hoy por aquí, concretamente mi recopilación anual de respuestas curiosas que me encuentro en los exámenes de mis alumnos. La verdad es que este curso no contaba con poder reunir muchas ocurrencias de mis pupilos, ya que solamente doy a un grupo de Matemáticas de 1º ESO y a otro de 4º ESO de Matemáticas Académicas, además de un grupo de Refuerzo de Matemáticas de 1º ESO en el que casi ningún alumno quiere hacer nada y no se hacen exámenes, y otro de FPB2 a los que imparto una materia que mezcla Ciencias y Matemáticas y cuyos alumnos me suelen dejar los exámenes en blanco. Sin embargo, a pesar de la escasez de alumnos a los que realmente he dado clase y he examinado este curso, al final he conseguido anotar una considerable lista de respuestas muy llamativas que merece ser compartida por aquí al igual que he hecho en cursos anteriores (2013, 2014, 2015, 2017, 2018, 2019 y 2020), así que por suerte os puedo deleitar un año más con ocurrencias matemáticas como las que os describo en las siguientes líneas.
Comenzamos en 1º ESO, y lo hacemos concretamente con el examen de Divisibilidad, en uno de cuyos problemas les pedía que averiguasen cuántos caramelos del mismo sabor habría que guardar en cada bolsita si repartimos 96 caramelos de naranja y 66 de limón en bolsitas con el mismo número de caramelos, sin mezclar los de distinto sabor y de tal manera que cada bolsita contenga la mayor cantidad posible de caramelos. Pues bien, hubo quien resolvió el problema y llegó a la conclusión que en cada bolsita habría que guardar 528 caramelos, es decir, que tendríamos más caramelos que los que teníamos para repartir, y más que una bolsita necesitaríamos una bolsa bien grande.
Una de las unidades didácticas que más material me proporciona es la de Proporcionalidad y porcentajes, y en este curso tan especial quise que la pandemia estuviera presente en los problemas del examen, tal y como podéis comprobar a continuación:
  • En el primer problema les pedía que calculasen cuántos españoles se espera que estén vacunados en verano contra la COVID-19 sabiendo que para entonces está previsto que se haya inmunizado al 70 % de la población. Uno de los alumnos respondió que se espera que estén vacunados 14'7 habitantes para verano, lo cual afortunadamente no va a ser así, porque con ese ritmo de vacunación tardaríamos miles de años en alcanzar la tan deseada inmunidad de rebaño.
  • El siguiente problema estaba relacionado con la tasa de incidencia de Cártama, el pueblo en el que está mi instituto; por entonces, allá por el mes de febrero, dicha tasa era de 878'9 contagiados por cada 100.000 habitantes, y tenían que calcular cuántos cartameños estaban contagiados en ese momento. Resulta que una alumna obtuvo como resultado que estaban contagiados 23.500.028 habitantes, lo cual únicamente tendría explicación si una tercera parte de los seres humanos de todo el planeta se hubiesen empadronado en el pueblo.
  • El tercer problema de este examen lo rescaté del curso pasado, ya que ahora también les pedía que calculasen cuánto se habría tardado en construir el hospital de Wuhan para los contagiados por el coronavirus si hubiesen trabajado 3000 obreros en vez de los 7500 que lo consiguieron en tan solo 10 días. Uno de mis alumnos calculó que habrían tardado 2.250.000 días, que son más de 6000 años, tiempo suficiente para que varias pandemias más acaben con la raza humana.
  • En el siguiente problema tenían que averiguar el porcentaje de alumnos del instituto que ya había estado confinado a esas alturas del curso, y resulta que, según uno de mis pupilos, ese porcentaje era del 1064 %, o lo que es lo mismo, más de 10 veces el total de alumnos del instituto. Si antes cabía la posibilidad de que hubiese más cartameños de los que pensábamos, ahora resulta que nuestro instituto está masificado, o bueno, más bien vacío con tantos confinados.
  • El último problema sobre el coronavirus de este examen trataba sobre el porcentaje de camas UCI ocupadas por pacientes con COVID-19, y tenían que averiguar cuántas camas UCI hay en total en los hospitales andaluces. Pues bien, un alumno obtuvo como resultado 0'52 camas, que se me antojan más que insuficientes para atender a todos los enfermos de Andalucía, es más, tenor del valor obtenido, la cama estaría a medias y el enfermo no podría ni estar tumbado en ella.
  • El último problema de este examen no estaba relacionado con la pandemia, sino con una escena de la serie 'The Big Bang Theory' en la cual Sheldon y Leonard compran una espada de 'Juego de Tronos' tras regatear el precio con Stuart, el dueño de la tienda de cómics. En concreto, tenían que calcular el descuento obtenido, que en realidad era del 16 %, pero hubo un par de alumnos que obtuvieron un descuento del 119'05 % y del 525 %, o sea, que Stuart tuvo que pagarles a Sheldon y Leonard para que se llevasen la espada.
Esto fue lo que deparó el examen de Proporcionalidad y porcentajes, pero hay otro de 1º ESO que cada curso me regala respuestas originales y curiosas, concretamente el de la parte teórica de Geometría, en el cual siempre me topo con nuevas y misteriosas palabras que salen de la inagotable imaginación de mis pequeños alumnos, y es que en la típica pregunta en la que hay que completar varias frases con la palabra adecuada me he encontrado con respuestas como las siguientes:
  • La MEDIATRIZ (VERTIENTE) de un segmento es la recta perpendicular al segmento que pasa por su punto medio.
  • Un ENEÁGONO (NUEGEAGENO, ECTAGONO, NOVECÁGONO, HECTOGONO, NUEVEAGONO) es un polígono de nueve lados.
  • El INCENTRO (SEMICENTRO) es el centro de la circunferencia inscrita al triángulo.
Pasemos ahora a compartir las increíbles respuestas que he visto en los exámenes de mis alumnos de 4º ESO, que no son muchas, pero son dignas merecedoras de ser publicadas aquí. Empezaremos con el examen de Semejanza y trigonometría, en el cual tenían que averiguar la altura de dos de los monumentos más representativos de Málaga: la de la Farola (38 metros) y la de la torre norte de la Catedral (84 metros). Hubo quienes llegaron a la conclusión de que la Farola de Málaga tiene una altura de 7'917 cm, de 3'8 m y de 0'606 m, mientras que otros alumnos dedujeron que la torre norte de la Catedral mide 84 cm y 8'4 m de altura. Yo no sé si vosotros habéis estado alguna vez por Málaga, pero ya os digo que para poder estos dos monumentos hay que inclinar la cabeza hacia arriba, y no hacia abajo como se colige de algunas de las respuestas anteriores.
Luego, en el examen de Ecuaciones y sistemas de ecuaciones, me inventé un problema protagonizado por dos de mis alumnas, que son jugadoras de baloncesto, en el que tenían que averiguar cuántos puntos habían anotado cada una en un partido. Pues uno de sus compañeros obtuvo como resultado que una de ellas había conseguido 304 puntos, mientras que la otra anotó 24/7 puntos, es decir, que la primera se basta ella solita para ganar el partido anotando más puntos que dos equipos NBA en un único partido, y la otra es capaz de anotar una cantidad de puntos fraccionaria, aunque no sé cómo es posible que ocurra eso.
Finalmente, en el examen de Geometría analítica, les pedía que averiguasen cuántos kilómetros tuvo que recorrer Goku para conseguir la última Bola de Dragón. El resultado que debían obtener era de unos 14-15 km; sin embargo, una de mis alumnas calculó que Goku tuvo que hacer 270.000 km para hacerse con la séptima Bola de Dragón, que es una burrada, pues equivale a dar casi 7 vueltas completas al planeta, o también al 70 % de la distancia entre la Tierra y la Luna, y no solamente eso, sino que además cometió un error garrafal al indicar que esos 270.000 kilómetros equivalían a 270 metros.
Ha habido cursos con recopilaciones de respuestas más extensas, pero las que he conseguido en este curso 20/21 son más que suficientes como para pasar un buen rato, y, por desgracia, al mismo tiempo demuestran que los alumnos no siempre son conscientes de lo que hacen y de los resultados que obtienen, pues se quedan tan panchos dando soluciones como que en el pueblo en el que viven hay 23 millones de contagiados o que una jugadora de baloncesto ha anotado 300 puntos en un solo partido. La verdad es que esto me parece preocupante, aunque bueno, también es cierto que sin estas respuestas imposibles no tendría material para publicar una entrada como ésta, así que no me queda más remedio que ver el lado 'bueno' de estos errores flagrantes. Esperemos que mis alumnos del curso que viene aprendan muchas matemáticas, pero que también me regalen de vez en cuando algunas de estas perlas para poder compartirlas con vosotros.
 
Nota: este post forma parte del Carnaval de Matemáticas, que en esta nonagésima sexta edición, también denominada 12.3, está organizado por Rafael Martínez González a través de su blog El mundo de Rafalillo.

domingo, 16 de mayo de 2021

Carnaval de Matemáticas 12.3 del 23 al 30 de mayo

Una vez más, y ya es la sexta ocasión, tengo el honor de organizar una nueva edición del Carnaval de Matemáticas, una reunión virtual de blogueros matemáticos que cuenta ya con casi un centenar de ediciones celebradas durante más de diez años. Ya he sido el anfitrión de cinco ediciones de este evento, concretamente las ediciones 6.3: Teorema de Pitágoras, 8.2, 9.1, 10.2 y 11.2, y a esto hay que añadirle que soy uno de los colaboradores más activos desde que Tito Eliatron comenzase con esta iniciativa allá por el mes de febrero de 2010. El Carnaval de Matemáticas se convirtió desde sus comienzos en una cita obligada para muchos divulgadores y amantes de las matemáticas, pues todos los meses (a excepción del descanso de los meses de julio y agosto) se celebraban ediciones en las que participaban numerosos blogueros; sin embargo, hace unos años experimentó un pequeño bajón tanto de participantes como de ediciones convocadas, aunque poco a poco se está revitalizando, gracias sobre todo a la implicación de los colaboradores habituales de este evento, entre ellos un servidor. Así pues, y para dar ejemplo, me he vuelto a ofrecer para organizar una nueva edición, por lo que os doy la bienvenida a la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas que albergará este blog, El mundo de Rafalillo, del 23 al 30 de mayo de 2021.
Si estáis interesados en participar en la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas, lo primero que tenéis que hacer es publicar en vuestro blog (si no tenéis, os ofrezco el mío para que lo publiquéis como colaborador/a respetando vuestra autoría) una entrada relacionada con las matemáticas, como por ejemplo la reseña de un libro o de una película que hayas leído o visto hace poco, un artículo de divulgación o de opinión sobre las matemáticas, algún acertijo o problema, alguna experiencia o actividad que hayas hecho en clase con tus alumnos/as si te dedicas a la docencia, etc. Para ampliar las posibilidades de participación, también aceptaremos publicaciones en redes sociales, tales como un hilo en Twitter, una imagen en Instagram o de cualquier otra forma en la red social que prefieras, eso sí, siempre y cuando tenga que ver con las matemáticas. Dicha entrada o aportación tiene que ser publicada entre los días 23 y 30 de mayo, ambos días inclusive, y al final de la misma debe añadirse un mensaje en el que se mencione su participación en la presente edición y se enlace tanto al blog anfitrión como al blog del Carnaval; por ejemplo, algo similar a esto:
Este post forma parte del Carnaval de Matemáticas, que en esta nonagésima sexta edición, también denominada 12.3, está organizado por Rafael Martínez González a través de su blog El mundo de Rafalillo.
Para facilitar la tarea de recopilar las entradas participantes, os recomiendo que, una vez que hayáis publicado vuestra aportación, me lo notifiquéis por al menos uno de los siguientes medios:
  • Publicando un comentario en esta misma entrada con un enlace a tu aportación.
  • A través de Twitter con un tweet que incluya el enlace a tu entrada y el hashtag #CarnaMat12_3, y que haga mención a mi cuenta (@Rafalillo86) y a la del Carnaval de Matemáticas (@CarnaMat).
Cuando termine el plazo para participar, publicaré un post a modo de resumen con todas vuestras aportaciones, de tal manera que se abrirá un nuevo plazo para votar y elegir a la mejor entrada de entre todas las que se hayan publicado durante la Edición 12.3.
Antes de terminar, os dejo con la lista de los resúmenes de todas las ediciones que se han celebrado hasta ahora:
Primer año
Segundo año
Tercer año
Cuarto año
Quinto año
Sexto año
Séptimo año
Octavo año
Noveno año
Décimo año
Undécimo año
Duodécimo año
Ya está todo dicho y explicado para que la Edición 12.3 del Carnaval de Matemáticas eche a andar. Por último, además de animaros a participar y a divulgar las matemáticas,  habría que añadir que se aceptan voluntarios/as para albergar futuras ediciones, así que cualquier persona que esté interesada puede informarse y ofrecerse para ello aquí para que el Carnaval de Matemáticas siga celebrándose muchos años más. ¡Espero vuestras aportaciones!