martes, 18 de octubre de 2022

15 años con punto y final

El de hoy es para mí un día en el que se entremezclan sentimientos de felicidad y de tristeza, de celebrar y de lamentar. El 18 de octubre se convirtió para mí en una fecha importante desde 2007, pues ese día de ese año publiqué la primera entrada de las más de mil que ya tiene 'El mundo de Rafalillo', un pequeño blog que hoy cumple 15 años, pero que ya no celebrará más cumpleaños. Sintiéndolo mucho, hoy, 18 de octubre de 2022, os anuncio oficialmente que me despido de 'El mundo de Rafalillo', de mi blog, de un trocito de Internet que me ha acompañado casi media vida.
Para ser exactos, esta entrada no va a ser la última porque no quiero que coincida con la de su aniversario. Habrá algunas más en los próximos meses, no sé si una, dos, cinco o diez, pero las publicaré sin saber cuál de ellas se convertirá realmente en la última de este blog. En principio, el primer o el segundo día del próximo mes de enero publicaré el ya tradicional post que resume lo que ha sido el blog en este 2022, seguramente también compartiré con vosotros mis regalos de Reyes el 6 de enero, participaré por última vez en el Carnaval de Matemáticas para despedirme si es que se convoca una nueva edición, es probable que caiga alguna entrada relacionada con la Semana Santa, y poco más. Tampoco es que en los últimos meses haya habido mucha variedad de publicaciones, pues al final el blog ha sobrevivido a base de las narraciones de mis viajes (siempre con bastante retraso), de las críticas de los libros que leo en verano, de las recopilaciones de entradas que recomiendo en la sección 'No es mío, pero es interesante', de las procesiones, de mis aportaciones al Carnaval de Matemáticas, y para ya de contar. Apenas unos 35 o 40 posts al año que se alejan, y mucho, del dinamismo y de la vitalidad de sus primeros años, pero el tiempo pasa y nos cambia a todos. Al mundo, al blog, a mí...
Es una decisión que llevaba ya tiempo barruntando y que tarde o temprano tendría que tomar. No os miento cuando os digo que hace ya tres o cuatro años que me planteé seriamente ponerle punto y final al blog, pero las ganas de seguir con él pudieron más y es por eso que he alargado su vida hasta ahora. Esa falta de variedad y de actualización que ha caracterizado últimamente a 'El mundo de Rafalillo' ha sido el principal detonante de dicha decisión, consecuencia directa de una etapa personal con más responsabilidades, casi todas ellas relacionadas con el trabajo, aunque en breve se le unirá el comienzo de otra etapa de mi vida que conlleva si cabe más responsabilidades todavía y, por consiguiente, menos tiempo para otros menesteres, entre ellos el de seguir al frente de este blog.
Así pues, vamos con el último resumen estadístico de lo que ha deparado el blog en los últimos doce meses:
  • 32 entradas publicadas (tres menos que el año anterior), lo que depara una media de algo menos de 3 entradas al mes.
  • 46 comentarios, un 33 % menos que el año anterior, lo cual representa algo más de un comentario por cada entrada publicada.
  • Unas 7.500 visitas recibidas, es decir, un 24 % menos que hace un año. Esto supone una media de 20-21 visitas diarias.
  • Las visitas proceden de 71 países de los cinco continentes. Casi uno de cada tres visitantes es de España, mientras que los demás lo hacen principalmente desde Estados Unidos y Latinoamérica (México, Colombia, Perú, Argentina, Ecuador...).
  • La duración media de las visitas sube hasta los 45 segundos, dos más que el año anterior.
  • El blog ha sido visualizado unas 9.200 veces, un 23 % menos que el año anterior. Son 615 las diferentes páginas que se han visualizado, siendo la de ¿Qué harías si fueras invisible? la más visitada.
  • El blog tiene 59 seguidores (los mismos que hace un año).
Los principales datos han empeorado, como era de esperar, puesto que ésta ha sido la tónica del blog en los últimos tiempos, y ahora que dejará de actualizarse irá todavía más a peor. La verdad es que echo mucho de menos lo activo que estaba el blog en sus primeros años, la vida que tenía, lo concurrido que estaba, toda la gente que me comentaba, pero sabía que ese éxito inicial a pequeña escala no iba a durar para siempre y que algún día llegaría este momento. Atrás quedan 15 años en los que he compartido con todos vosotros muchas vivencias personales, desde la muerte de mi padre hasta los viajes que he hecho, pasando por algunos momentos importantes de mi vida académica y laboral, las crónicas de los partidos del Málaga, las partidas de Trivial en los pubs de Málaga o las procesiones de Semana Santa. También tuvieron cabida por aquí algunos juegos y acertijos que proponía cuando el blog estaba en su pico de visitas, las críticas de las películas que he visto en el cine y de los libros que he leído en esta década y media, esa sección de 'No es mío, pero es interesante' en la que he querido dar cabida a los otros blogs que suelo visitar y, cómo no, mi querido Carnaval de Matemáticas que tanto me ha aportado y que me ha permitido conocer a muchas personas, aunque sea solo de manera virtual.
Esto se acaba oficialmente hoy, pero lo dicho, habrá algunas entradas más sin saber cuándo llegará el final definitivo. Como siempre, muchas gracias a todas las personas que, queriendo o sin querer, han visitado alguna vez este humilde blog que en absoluto pretendía convertirse en una referencia, aunque para mí se convirtió en una parte muy importante de mi vida desde el primer día. Muchas gracias, 'El mundo de Rafalillo', por todo lo que me has aportado en estos 15 años.
¡Hasta siempre!

lunes, 10 de octubre de 2022

No es mío, pero es interesante (CLIX)

Aquí tenemos una nueva entrega de 'No es mío, pero es interesante', una sección en la que os recomiendo las entradas de otros blogs y webs que más me han gustado en las últimas semanas. Como de costumbre, tenemos algunos blogs que han conseguido colar más de una aportación, en concreto Ya está el listo que todo lo sabe y Microsiervos, con seis y tres posts, respectivamente. En cuanto a la temática de dichas recomendaciones, la variedad acostumbrada: matemáticas, ciencia, astronomía, vídeos, curiosidades, etc.
Echémosle un vistazo a la lista de enlaces de esta entrega:
¿Qué os han parecido las recomendaciones de esta entrega? Espero que os hayan gustado y que me lo hagáis saber a través de un comentario ;)

domingo, 2 de octubre de 2022

50 años de Agonía

Ayer tuvo lugar la salida extraordinaria del Santísimo Cristo de la Agonía con motivo del 50 aniversario de la bendición de la talla de Francisco Buiza.
El cortejo se puso en marcha a las cinco en punto de la tarde desde el interior de la iglesia de San Julián
, la que fuese sede canónica de la hermandad hasta 2008, año en el que se trasladó al Oratorio de Santa María Reina y Madre, templo construido por la propia corporación. En cabeza partió una cruz alzada escoltada por dos ciriales, seguida por dos hileras portando velas para iluminar el camino del Señor; así mismo, formaron parte del cortejo los hermanos mayores del resto de cofradías del Martes Santo, la presidencia de la hermandad y el guión corporativo, así como numerosos monaguillos y acólitos. Fue a las cinco y cuarto cuando salió el trono dorado del crucificado, que iba semihundido para poder salvar el dintel de la puerta de la iglesia, a los sones de la 'Marcha Real', seguida de 'Mi amor en tu corona', una de las composiciones dedicadas a la cofradía. La imagen iba sobre un monte de corcho adornado con diversas flores, sobre el cual había una calavera, un mazo y unos dados a los pies de la cruz, así como una túnica bordada de la Hermandad de Jesús Nazareno de Alhaurín de la Torre para recordar el momento en el que los soldados romanos se repartieron la ropa del Señor.
Para iniciar su caminar por la calle Nosquera, la Banda de Cornetas y Tambores del Paso y la Esperanza interpretó una adaptación de la insigne marcha 'Cristo de la Agonía' de Abel Moreno para cornetas y tambores, tras lo cual la imagen recorrió buena parte del centro histórico de la ciudad. Dicho recorrido estuvo compuesto tanto por vías inéditas o nada habituales para la cofradía (como, por ejemplo, las calles Santa Lucía, Calderón de la Barca, San Juan, Liborio García o Strachan), como por otras ya recurrentes en cada Martes Santo (Especerías, Nueva, San Agustín, Granada, Carretería o Arco de la Cabeza, etc.). En cualquier caso, el cortejo siempre buscó calles más bien recogidas y estrechas para realzar la portentosa talla del Santísimo Cristo de la Agonía y las marchas interpretadas por su inseparable banda, que demostró una vez más su extraordinario nivel, hasta encerrarse a las dos de la madrugada en el Oratorio de Santa María Reina y Madre.

domingo, 18 de septiembre de 2022

¡Que las matemáticas te acompañen!

El último libro que me he leído este verano ha sido '¡Que las matemáticas te acompañen!' de la profesora y divulgadora matemática Clara Grima.
La autora recoge en este libro cincuenta situaciones más o menos cotidianas en las que las matemáticas juegan un papel muy importante, unas veces de una manera muy evidente y otras de una forma quizás no tan llamativa, pero sí relevante. Así, Clara nos explica cómo las matemáticas hacen acto de presencia por ejemplo a la hora usar nuestro smartphone, ya sea para hacer funcionar el GPS o para hacernos un selfi. Asimismo, nos introduce varias situaciones que pueden ser modeladas a través de los grafos, entre otras la propagación de un virus y la importancia de vacunarse, el recorrido óptimo que debe seguir un camión de la basura o los planos de la red de metro de una ciudad. Y así, otras muchas aplicaciones de las matemáticas: las escalas logarítmicas para medir la magnitud de los terremotos, la teoría de los seis grados de separación, la falacia de Montecarlo o la relación entre la criptografía y los números primos.
De un tiempo a esta parte, Clara Grima se ha convertido en una de las mujeres más relevantes de nuestro país, aunque claro, a mucha gente ni le sonará su nombre porque se dedica a las matemáticas (si participase en algún reality show, otro gallo cantaría...). En 2018 saltó a la fama (más fuera de nuestras fronteras que aquí, todo hay que decirlo) porque formó parte de un grupo de investigadores españoles que descubrió el escutoide, un cuerpo geométrico presente en las células epiteliales, pero ya era conocida desde varios años atrás por su labor como divulgadora publicando en un blog historias para niños en las que explicaba diversos conceptos matemáticos, tras lo cual dio el paso de publicar su primer libro de divulgación para el público en general, el que nos trae aquí. Sinceramente, me esperaba bastante más, sobre todo teniendo en cuenta lo que disfruté en la charla del mismo título a la que asistí hace tres años y medio. Si bien he aprendido cosas nuevas, he tenido la sensación de que iba leyendo y pasando las páginas sin más, en gran parte porque, bajo mi punto de vista, ha abordado de una manera un tanto superficial las diferentes situaciones y aplicaciones de las matemáticas que expone en el libro, es decir, creo que podría haber profundizado un poco más sin necesidad de complicar las correspondientes explicaciones para seguir siendo una obra de divulgación accesible tanto a los amantes de las matemáticas como a los que no. Cabe destacar que se nota que la especialidad de Clara Grima es la teoría de grafos por la cantidad de veces que recurre a ellos en los diversos capítulos que conforman el libro, y he de decir también que he echado un falta que en alguno de ellos haga referencia a los diagramas de Voronoi, precisamente uno de los conceptos por el que es más conocida, es más, creo recordar que la primera vez que supe de ella fue por una de sus historias para niños relacionadas con dichos diagramas. En resumen, que me ha sabido más bien a poco, lo cual no significa que el libro sea malo, pues de hecho no descarto hacerme con el que publicó hace un año ('En busca del grafo perdido'), ya que me da la impresión de que, al tratar sobre su especialidad, lo disfrutaré mucho más que éste.

lunes, 29 de agosto de 2022

Las hijas del frío

Hace unos días terminé el cuarto libro que he leído este verano, que ha sido 'Las hijas del frío', de la escritora sueca Camilla Läckberg.
Un pescador encuentra el cuerpo sin vida de una niña de siete años, y la autopsia determina que su muerte no fue accidental, sino que fue ahogada previamente en una bañera antes de terminar en el mar. El comisario Patrik Hedström será el encargado de averiguar quién ha acabado con la vida de la pequeña Sara, que resulta ser la hija de una amiga de su mujer Erica, con la que acaba de tener una hija. Las primeras sospechas recaen sobre el vecino de Sara, quien guarda muy mala relación con la abuela de la niña, y luego sobre el propio padre de Sara, quien no es capaz de demostrar dónde se encontraba cuando se cometió el asesinato, pero la cosa se complica cuando salen a la luz nuevos resultados de la autopsia: se ha encontrado ceniza en el estómago de Sara.
Sin duda alguna, la saga de Los crímenes de Fjällbacka se ha convertido en una de mis favoritas desde que la empecé hace seis años con 'La princesa de hielo' y la continué hace tres con 'Los gritos del pasado'. Los tres libros me han gustado mucho, y no miento cuando digo que cada uno más que el anterior. Aunque tienen una estructura muy similar, en este tercer título nos encontramos con la novedad de que cada capítulo comienza con un breve relato de una historia que se remonta al año 1923, que tiene por protagonistas a un empresario y a su hija, y que se alarga con nuevos personajes por más de cuatro décadas hasta confluir de una manera determinante con los hechos que acontecen en la actualidad. Al igual que en los otros dos títulos, el libro no se centra exclusivamente en la investigación propiamente dicha, sino que también se adentra en la vida y las circunstancias que rodean a los personajes que lo protagonizan, y, precisamente, de nuevo consigue enganchar al lector de esta manera, o al menos así lo ha hecho conmigo, además de por los diversos giros que se van sucediendo con las nuevas pistas y sospechosos que van surgiendo y que, por consiguiente, hacen que te involucres en el caso como si fueras un policía más. En resumen, lectura muy recomendable, tanto o más que las anteriores, y ojalá que tanto o menos que las siguientes, pues no me cabe la menor duda de que Camilla Läckberg me va a regalar muchas más horas de entretenimiento y disfrute con sus libros.

domingo, 21 de agosto de 2022

No es mío, pero es interesante (CLVIII)

Aquí tenemos una nueva entrega de 'No es mío, pero es interesante', una sección en la que os recomiendo las entradas de otros blogs y webs que más me han gustado en las últimas semanas. En esta ocasión, son dos blogs los que acaparan todas las recomendaciones, en concreto Ya está el listo que todo lo sabe y Microsiervos, con once y tres aportaciones, respectivamente. En cuanto a la variedad de contenidos, esta vez todo se reduce a un poco de entretenimiento y, sobre todo, mucho vocabulario.
Echémosle un vistazo a la lista de enlaces de esta entrega:
¿Qué os han parecido las recomendaciones de esta entrega? Espero que os hayan gustado y que me lo hagáis saber a través de un comentario ;)

sábado, 13 de agosto de 2022

Todo lo que muere

El tercer libro que he leído este verano ha sido 'Todo lo que muere', del escritor irlandés John Connolly.
Charles Parker, inspector de policía de Nueva York, vuelve de madrugada a casa y se encuentra a su mujer Susan y a su hija Jennifer de tres años asesinadas en la cocina y con sus cuerpos salvajemente mutilados y despellejados. Unos meses más tarde, y ya expulsado del cuerpo de policía, un amigo le lleva a ver a una vidente que le hace saber a Charlie que el asesino se hace llamar El Viajante, quien posteriormente da la cara a través de una llamada telefónica y de un tarro con restos de su hija. Al mismo tiempo que Charlie va llevando a cabo investigaciones y encargos de algunos conocidos, se van sucediendo varios asesinatos con el mismo modus operandi que el de su mujer y su hija, lo cual le lleva a buscar al terrorífico asesino que acabó con su familia.
Me topé con este libro hace unos meses al encontrarlo entre los que iba a tirar una librería de segunda mano. El nombre del escritor me resultaba familiar y, al buscarlo en Google, vi que era un reconocido autor de novela policíaca, que es el género que más me gusta; además, daba la casualidad de que este libro era el primero de su saga más exitosa y prolífica, la de Charlie Parker, y curiosamente en las últimas semanas había leído buenas críticas de John Connolly y de dicha saga, por lo que me planteé darle una oportunidad a este libro este verano. Tras apenas leer las veinte o treinta primeras páginas ya intuía que algo no iba bien, y de hecho poco a poco la cosa fue a peor. No he sido capaz de hilar la trama en las casi dos semanas que he tardado en leerlo, en parte por la gran cantidad de personajes que iban surgiendo sin ton ni son y en parte por unos continuos cambios temporales que me iban descuadrando cada vez más y más. Lo he leído entero porque soy de los que termina todos los libros me estén gustando o no, pero si os digo que cada vez que lo cogía contaba las páginas que me quedaban por leer ese día para ponerme a hacer otra cosa... Creo que al libro le sobran muchas páginas que enredan en exceso la trama y, para mi gusto, al autor le falta saber enganchar con una narrativa más ágil y fluida, aunque por lo que veo la gran mayoría de lectores no opina como yo. En cuanto a su personaje principal, pues en línea con todo lo que he dicho hasta ahora, no me ha llegado en absoluto, ni de lejos lo puedo equiparar a los protagonistas de otras sagas policíacas que sí que tengo entre mis favoritos. En fin, que, salvo cambio radical de planes, dudo mucho que en el futuro le brinde una segunda oportunidad a John Connolly y a su Charlie Parker.