domingo, 2 de octubre de 2022

50 años de Agonía

Ayer tuvo lugar la salida extraordinaria del Santísimo Cristo de la Agonía con motivo del 50 aniversario de la bendición de la talla de Francisco Buiza.
El cortejo se puso en marcha a las cinco en punto de la tarde desde el interior de la iglesia de San Julián
, la que fuese sede canónica de la hermandad hasta 2008, año en el que se trasladó al Oratorio de Santa María Reina y Madre, templo construido por la propia corporación. En cabeza partió una cruz alzada escoltada por dos ciriales, seguida por dos hileras portando velas para iluminar el camino del Señor; así mismo, formaron parte del cortejo los hermanos mayores del resto de cofradías del Martes Santo, la presidencia de la hermandad y el guión corporativo, así como numerosos monaguillos y acólitos. Fue a las cinco y cuarto cuando salió el trono dorado del crucificado, que iba semihundido para poder salvar el dintel de la puerta de la iglesia, a los sones de la 'Marcha Real', seguida de 'Mi amor en tu corona', una de las composiciones dedicadas a la cofradía. La imagen iba sobre un monte de corcho adornado con diversas flores, sobre el cual había una calavera, un mazo y unos dados a los pies de la cruz, así como una túnica bordada de la Hermandad de Jesús Nazareno de Alhaurín de la Torre para recordar el momento en el que los soldados romanos se repartieron la ropa del Señor.
Para iniciar su caminar por la calle Nosquera, la Banda de Cornetas y Tambores del Paso y la Esperanza interpretó una adaptación de la insigne marcha 'Cristo de la Agonía' de Abel Moreno para cornetas y tambores, tras lo cual la imagen recorrió buena parte del centro histórico de la ciudad. Dicho recorrido estuvo compuesto tanto por vías inéditas o nada habituales para la cofradía (como, por ejemplo, las calles Santa Lucía, Calderón de la Barca, San Juan, Liborio García o Strachan), como por otras ya recurrentes en cada Martes Santo (Especerías, Nueva, San Agustín, Granada, Carretería o Arco de la Cabeza, etc.). En cualquier caso, el cortejo siempre buscó calles más bien recogidas y estrechas para realzar la portentosa talla del Santísimo Cristo de la Agonía y las marchas interpretadas por su inseparable banda, que demostró una vez más su extraordinario nivel, hasta encerrarse a las dos de la madrugada en el Oratorio de Santa María Reina y Madre.

domingo, 18 de septiembre de 2022

¡Que las matemáticas te acompañen!

El último libro que me he leído este verano ha sido '¡Que las matemáticas te acompañen!' de la profesora y divulgadora matemática Clara Grima.
La autora recoge en este libro cincuenta situaciones más o menos cotidianas en las que las matemáticas juegan un papel muy importante, unas veces de una manera muy evidente y otras de una forma quizás no tan llamativa, pero sí relevante. Así, Clara nos explica cómo las matemáticas hacen acto de presencia por ejemplo a la hora usar nuestro smartphone, ya sea para hacer funcionar el GPS o para hacernos un selfi. Asimismo, nos introduce varias situaciones que pueden ser modeladas a través de los grafos, entre otras la propagación de un virus y la importancia de vacunarse, el recorrido óptimo que debe seguir un camión de la basura o los planos de la red de metro de una ciudad. Y así, otras muchas aplicaciones de las matemáticas: las escalas logarítmicas para medir la magnitud de los terremotos, la teoría de los seis grados de separación, la falacia de Montecarlo o la relación entre la criptografía y los números primos.
De un tiempo a esta parte, Clara Grima se ha convertido en una de las mujeres más relevantes de nuestro país, aunque claro, a mucha gente ni le sonará su nombre porque se dedica a las matemáticas (si participase en algún reality show, otro gallo cantaría...). En 2018 saltó a la fama (más fuera de nuestras fronteras que aquí, todo hay que decirlo) porque formó parte de un grupo de investigadores españoles que descubrió el escutoide, un cuerpo geométrico presente en las células epiteliales, pero ya era conocida desde varios años atrás por su labor como divulgadora publicando en un blog historias para niños en las que explicaba diversos conceptos matemáticos, tras lo cual dio el paso de publicar su primer libro de divulgación para el público en general, el que nos trae aquí. Sinceramente, me esperaba bastante más, sobre todo teniendo en cuenta lo que disfruté en la charla del mismo título a la que asistí hace tres años y medio. Si bien he aprendido cosas nuevas, he tenido la sensación de que iba leyendo y pasando las páginas sin más, en gran parte porque, bajo mi punto de vista, ha abordado de una manera un tanto superficial las diferentes situaciones y aplicaciones de las matemáticas que expone en el libro, es decir, creo que podría haber profundizado un poco más sin necesidad de complicar las correspondientes explicaciones para seguir siendo una obra de divulgación accesible tanto a los amantes de las matemáticas como a los que no. Cabe destacar que se nota que la especialidad de Clara Grima es la teoría de grafos por la cantidad de veces que recurre a ellos en los diversos capítulos que conforman el libro, y he de decir también que he echado un falta que en alguno de ellos haga referencia a los diagramas de Voronoi, precisamente uno de los conceptos por el que es más conocida, es más, creo recordar que la primera vez que supe de ella fue por una de sus historias para niños relacionadas con dichos diagramas. En resumen, que me ha sabido más bien a poco, lo cual no significa que el libro sea malo, pues de hecho no descarto hacerme con el que publicó hace un año ('En busca del grafo perdido'), ya que me da la impresión de que, al tratar sobre su especialidad, lo disfrutaré mucho más que éste.

lunes, 29 de agosto de 2022

Las hijas del frío

Hace unos días terminé el cuarto libro que he leído este verano, que ha sido 'Las hijas del frío', de la escritora sueca Camilla Läckberg.
Un pescador encuentra el cuerpo sin vida de una niña de siete años, y la autopsia determina que su muerte no fue accidental, sino que fue ahogada previamente en una bañera antes de terminar en el mar. El comisario Patrik Hedström será el encargado de averiguar quién ha acabado con la vida de la pequeña Sara, que resulta ser la hija de una amiga de su mujer Erica, con la que acaba de tener una hija. Las primeras sospechas recaen sobre el vecino de Sara, quien guarda muy mala relación con la abuela de la niña, y luego sobre el propio padre de Sara, quien no es capaz de demostrar dónde se encontraba cuando se cometió el asesinato, pero la cosa se complica cuando salen a la luz nuevos resultados de la autopsia: se ha encontrado ceniza en el estómago de Sara.
Sin duda alguna, la saga de Los crímenes de Fjällbacka se ha convertido en una de mis favoritas desde que la empecé hace seis años con 'La princesa de hielo' y la continué hace tres con 'Los gritos del pasado'. Los tres libros me han gustado mucho, y no miento cuando digo que cada uno más que el anterior. Aunque tienen una estructura muy similar, en este tercer título nos encontramos con la novedad de que cada capítulo comienza con un breve relato de una historia que se remonta al año 1923, que tiene por protagonistas a un empresario y a su hija, y que se alarga con nuevos personajes por más de cuatro décadas hasta confluir de una manera determinante con los hechos que acontecen en la actualidad. Al igual que en los otros dos títulos, el libro no se centra exclusivamente en la investigación propiamente dicha, sino que también se adentra en la vida y las circunstancias que rodean a los personajes que lo protagonizan, y, precisamente, de nuevo consigue enganchar al lector de esta manera, o al menos así lo ha hecho conmigo, además de por los diversos giros que se van sucediendo con las nuevas pistas y sospechosos que van surgiendo y que, por consiguiente, hacen que te involucres en el caso como si fueras un policía más. En resumen, lectura muy recomendable, tanto o más que las anteriores, y ojalá que tanto o menos que las siguientes, pues no me cabe la menor duda de que Camilla Läckberg me va a regalar muchas más horas de entretenimiento y disfrute con sus libros.

domingo, 21 de agosto de 2022

No es mío, pero es interesante (CLVIII)

Aquí tenemos una nueva entrega de 'No es mío, pero es interesante', una sección en la que os recomiendo las entradas de otros blogs y webs que más me han gustado en las últimas semanas. En esta ocasión, son dos blogs los que acaparan todas las recomendaciones, en concreto Ya está el listo que todo lo sabe y Microsiervos, con once y tres aportaciones, respectivamente. En cuanto a la variedad de contenidos, esta vez todo se reduce a un poco de entretenimiento y, sobre todo, mucho vocabulario.
Echémosle un vistazo a la lista de enlaces de esta entrega:
¿Qué os han parecido las recomendaciones de esta entrega? Espero que os hayan gustado y que me lo hagáis saber a través de un comentario ;)

sábado, 13 de agosto de 2022

Todo lo que muere

El tercer libro que he leído este verano ha sido 'Todo lo que muere', del escritor irlandés John Connolly.
Charles Parker, inspector de policía de Nueva York, vuelve de madrugada a casa y se encuentra a su mujer Susan y a su hija Jennifer de tres años asesinadas en la cocina y con sus cuerpos salvajemente mutilados y despellejados. Unos meses más tarde, y ya expulsado del cuerpo de policía, un amigo le lleva a ver a una vidente que le hace saber a Charlie que el asesino se hace llamar El Viajante, quien posteriormente da la cara a través de una llamada telefónica y de un tarro con restos de su hija. Al mismo tiempo que Charlie va llevando a cabo investigaciones y encargos de algunos conocidos, se van sucediendo varios asesinatos con el mismo modus operandi que el de su mujer y su hija, lo cual le lleva a buscar al terrorífico asesino que acabó con su familia.
Me topé con este libro hace unos meses al encontrarlo entre los que iba a tirar una librería de segunda mano. El nombre del escritor me resultaba familiar y, al buscarlo en Google, vi que era un reconocido autor de novela policíaca, que es el género que más me gusta; además, daba la casualidad de que este libro era el primero de su saga más exitosa y prolífica, la de Charlie Parker, y curiosamente en las últimas semanas había leído buenas críticas de John Connolly y de dicha saga, por lo que me planteé darle una oportunidad a este libro este verano. Tras apenas leer las veinte o treinta primeras páginas ya intuía que algo no iba bien, y de hecho poco a poco la cosa fue a peor. No he sido capaz de hilar la trama en las casi dos semanas que he tardado en leerlo, en parte por la gran cantidad de personajes que iban surgiendo sin ton ni son y en parte por unos continuos cambios temporales que me iban descuadrando cada vez más y más. Lo he leído entero porque soy de los que termina todos los libros me estén gustando o no, pero si os digo que cada vez que lo cogía contaba las páginas que me quedaban por leer ese día para ponerme a hacer otra cosa... Creo que al libro le sobran muchas páginas que enredan en exceso la trama y, para mi gusto, al autor le falta saber enganchar con una narrativa más ágil y fluida, aunque por lo que veo la gran mayoría de lectores no opina como yo. En cuanto a su personaje principal, pues en línea con todo lo que he dicho hasta ahora, no me ha llegado en absoluto, ni de lejos lo puedo equiparar a los protagonistas de otras sagas policíacas que sí que tengo entre mis favoritos. En fin, que, salvo cambio radical de planes, dudo mucho que en el futuro le brinde una segunda oportunidad a John Connolly y a su Charlie Parker.

jueves, 4 de agosto de 2022

Viaje a Úbeda y Baeza: día 3

 
Domingo, 23 de febrero de 2020

8:00
Como de costumbre, nos levantamos temprano para asearnos y hacer las maletas, puesto que tocaba regresar a casa, aunque al viaje todavía le quedaba una parada importante. Bajamos a la cafetería del hotel para tomar el desayuno, en mi caso pan tostado con aceite de oliva y un vaso de leche con Cola Cao, así como unos churros y media magdalena.

Subimos a la habitación para recoger el equipaje, de tal manera que dejamos el hotel a las diez menos veinte para ir en busca del coche. Nos despedíamos de Úbeda, pero no del viaje, ya que pusimos rumbo a Baeza, donde pasaríamos la mañana y adonde llegamos en apenas quince minutos.

10:15
En primer lugar visitamos la iglesia de San Andrés, de estilo más bien gótico, y en la que cabe destacar su retablo mayor y las numerosas capillas laterales donde reciben culto las imágenes de hasta cinco cofradías de la Semana Santa de Baeza: El Rescate, El Resucitado, La Oración en el Huerto, La Sangre y la Fervorosa.

Nos dirigimos a continuación al convento de la Encarnación y a la iglesia de El Salvador, pero tanto uno como otro estaban cerrados. Un poco más adelante, nos topamos con la Casa de Antonio Machado, quien vivió en Baeza justo enfrente del Ayuntamiento, edificio llamativo por su fachada plateresca. Al final de la calle, entramos en la iglesia de la Purísima Concepción, pequeña y de una sola nave, mientras que al lado vimos el Mercado de Abastos, que obviamente estaba cerrado al ser domingo.

En la cercana plaza de San Francisco pudimos ver el Monumento a Andrés de Vandelvira, así como las ruinas de la Capilla de los Benavides, de la cual todavía se mantienen en pie parte de la fachada y varias hornacinas, nichos y capillas, mientras que unos grandes arcos de acero simulan lo que en su día fue su gran bóveda.

A continuación, desembocamos en la plaza de España, frente por frente a la Torre de los Aliatares, tras lo cual nos adentramos en la plaza de la Constitución, en la cual se halla la Fuente de la Estrella. Más adelante, en la plaza del Pópulo, pudimos contemplar la Fuente de los Leones, la Puerta de Jaén, el Arco de Villalar y la Casa del Pópulo, que actualmente es la sede de la Oficina de Turismo.

Ya en el Paseo de Antonio Machado, nos topamos con el Monumento a Fernando III el Santo, así como con una maqueta de bronce a escala de Baeza, para después continuar por la calle Conde Romanones, donde se encuentra el Arco de las Escuelas y la Antigua Universidad de Baeza, cuyo interior pudimos visitar y así ver estancia como, por ejemplo, el claustro, el Paraninfo o el aula donde dio clase Antonio Machado.

Ya en la plaza de Santa Cruz, pudimos ver la iglesia de la Santa Cruz y el Palacio de Jabalquinto, edificio que destaca por su particular fachada y que es la Sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía.

Un poco más arriba, en la plaza de Santa María, en cuyo parte central se erige la Fuente de Santa María, nos vimos rodeados por el Seminario de San Felipe Neri, las Casas Consistoriales Altas y la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora, templo renacentista que visitamos a continuación tras pagar la entrada de 4 €.

11:25
Empezamos la visita por capillas como la del Cristo de los Emigrantes, donde recibe culto un crucificado; la de los Viedma, en la que se encuentran las imágenes de la hermandad de la Cena; o la Dorada, la más importante de la Catedral. De allí, pasamos al claustro, en uno de cuyos laterales cuenta con varias capillas, y que además se comunica con estancias como la Sala Capitular, la Biblioteca o el Museo.

Seguidamente, volvimos a las naves del templo para continuar con las capillas de la nave de la Epístola, la Puerta de San Andrés y la capilla del Sagrario, así hasta llegar al crucero y situarnos bajo la cúpula y frente al Altar Mayor, presidido por un gran retablo barroco.

Después, recorrimos las capillas de la nave del Evangelio (las de San Agustín, San Miguel, San José, San Francisco de Asís...) hasta terminar en la hornacina en la que se expone la custodia procesional.

Finalmente, como mi madre estaba cansada, subí yo solo a la torre, desde cuya altura se podía divisar toda Baeza y algunos de sus principales monumentos y puntos de interés (las ruinas de la Capilla de los Benavides, la Torre de los Aliatares, la plaza de Santa María...), así como las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Coincidió que eran las doce cuando estaba allí arriba, así que pude ver cómo repicaban las campanas, tras lo cual bajé por la escalera de caracol para reunirme de nuevo con mi madre.
 
Tras ver la reja del maestro Bartolomé, abandonamos la catedral y volvimos a la plaza de Santa María para hacernos una foto junto a la fuente, tras lo cual rodeamos la catedral pasando por delante del Palacio de Rubín de Ceballos y por la angosta y empedrada calle Cobertizo, que nos hizo viajar varios cientos de años en el tiempo.

Desembocamos en la plaza del Arcediano, en la que vimos una curiosa escultura con las siluetas de los mapas de España, Portugal e Italia, y luego en el Mirador del Obispo, desde donde teníamos una panorámica del valle del Guadalquivir e incluso de la vecina Úbeda.

Recorriendo el paseo del Obispo, nos adentramos unos minutos para ver las ruinas románicas de la iglesia de San Juan Bautista, para seguidamente volver al paseo y llegar hasta el Mirador de las Murallas, de tal manera que, callejeando de nuevo por el pueblo, nos topamos con la Puerta de Úbeda y el Torreón de Baeza.

De allí nos fuimos hasta la iglesia de San Pablo, en la cual se estaba oficiando misa, por lo que hicimos tiempo primero en los Jardines de Pedro Ayala y luego sentados en un banco frente a la iglesia. Ya en el interior del templo, de estilo gótico, pudimos visitar sus numerosas capillas, en algunas de las cuales se veneran las imágenes de varias hermandades de la Semana Santa de Baeza: Las Angustias, El Paso, La Expiración y El Descendimiento.

13:30
Ya en busca del coche, visitamos rápidamente el convento de Santa María Magdalena, que estaba abierto, pero no se podía transitar por su única nave. Así pues, cuando salimos de Baeza eran las dos menos veinticinco, y una hora más tarde paramos para almorzar en el restaurante Rincón de Pepe, en Noalejo, un sitio elegido a conciencia, pues allí comí tras hacer el examen oral de las Oposiciones en 2016. Tanto mi madre como yo nos tomamos el menú del día, a 13 € cada uno, y en mi caso me decanté por una sopa de picadillo, unas croquetas con huevo frito y patatas fritas, y unas natillas de postre.

Reanudamos la marcha a las cuatro menos diez, aunque a los pocos minutos paramos de nuevo para repostar diésel en una gasolinera. El resto del camino de regreso lo hicimos del tirón, aunque primero tuvimos que ir a Fuengirola a la casa de mi hermana para recoger a nuestra perra Lola, lo cual hizo que me perdiera el partido del Málaga, que esa misma tarde jugaba en La Rosaleda.

Y bueno, con esto terminó el viaje, mientras que lo que empezó a los pocos días fue la pandemia. La vida se nos paró casi literalmente a todos, pues tuvimos que pasar un confinamiento de varias semanas que truncó muchos de nuestros planes, en mi caso por ejemplo el que hubiera sido mi siguiente viaje, concretamente el que iba a hacer con los que por entonces eran mis alumnos de 4º ESO a Mérida, Lisboa y Sevilla, pero que finalmente no se pudo llevar a cabo. En fin, a saber cuál será mi siguiente viaje...

lunes, 25 de julio de 2022

Los ritos del agua

La semana pasada terminé de leer el segundo libro de este verano, concretamente 'Los ritos del agua', de la novelista española Eva García Sáenz de Urturi.
El inspector Unai López de Ayala, alias Kraken, sigue recuperándose de las lesiones causadas por el caso de los crímenes dobles hace unos meses, entre ellas la de recuperar el habla, cuando aparece el cadáver de una mujer embarazada colgada por los pies y sumergida en un caldero de bronce. Esa mujer es Ana Belén Liaño, la primera novia de Kraken y de su cuadrilla de amigos, a la que conocieron en un campamento en 1992. La investigación del caso avanza y se descubre que Rebeca, la hija de Saúl Tovar, el director de dicho campamento, murió en circunstancias similares en abril de 1993. Días más tarde es Jota, uno de los amigos de la cuadrilla de Kraken, quien también es encontrado muerto y colgado por los pies, por lo que todo apunta a un ritual celta de hace más de 2600 años que está acabando con las vidas de personas que o bien estuvieron en ese campamento o bien están esperando un hijo. Kraken se convierte de esta forma en uno de los amenazados, pues la subinspectora Alba Díaz de Salvatierra, con la que mantiene una relación personal además de profesional, está embarazada y él podría ser el padre.
Hace tres años leí 'El silencio de la ciudad blanca', el comienzo de la trilogía de la Ciudad Blanca, y me gustó tanto que sabía que tarde o temprano me tocaría continuar con el segundo título. Eso he hecho, y resulta que también me ha encantado, aunque he de reconocer que un pelín menos porque prácticamente calca el guión del primer libro y me esperaba algo un poco diferente. Se mantienen los mismos personajes, entre ellos el inspector Unai López de Ayala, la subcomisaria Alba Díaz de Salvatierra y la inspectora Estíbaliz Ruiz de Gauna, quienes de nuevo se tienen que enfrentar a un asesino que comete una serie de crímenes rituales que guardan relación con unos hechos que tuvieron lugar bastantes años atrás, los cuales se van narrando en varios capítulos intercalados con lo que sucede en la trama principal. Igualmente, van surgiendo diversos personajes con algún que otro secreto sin desvelar, que ocultan más información de la cuenta o con identidades que no son las que parecen. Con todo ello sale una novela policíaca muy atractiva y que te deja con ganas de más en casi todos los capítulos, pues raro ha sido que pasen 40 o 50 páginas sin que surja un posible sospechoso que luego resulta no ser o una pista o un dato que vuelva a incriminar a uno que ya parecía descartado. El final sí que lo he visto un poco precipitado, creo que se podría haber terminado mejor el relato, pero otra vez me ha sorprendido quién se esconde tras los crímenes rituales de este segundo libro de la trilogía, pues he de reconocer que para nada me esperaba que fuese esa persona. En fin, que de nuevo he vuelto a disfrutar con la narrativa de Eva García Sáenz de Urturi, así que no me queda más remedio que terminar con su afamada trilogía.