viernes, 14 de noviembre de 2008

Cartas a una joven matemática

El último de los cuatro libros que me leí el pasado verano fue 'Cartas a una joven matemática', escrito por el profesor y divulgador matemático Ian Stewart.
Meg es una joven que está tanteando la posibilidad de estudiar matemáticas en la universidad. Mediante cartas, el narrador, que es el propio Ian Stewart, le cuenta a Meg sus propias experiencias personales con la matemática, al tiempo que le aconseja sobre las diferentes etapas que se encontrará, tanto estudiando esta carrera como ejerciendo de profesor e investigador de la materia. Con cada relato, se abordan cuestiones como qué es la matemática, por qué merece la pena practicarla, cómo piensan los matemáticos, cómo enseñar matemáticas o por qué son necesarios los matemáticos. Y "lo cierto es que encontramos matemáticos todos lo días y en todas partes... Sencillamente, no se nos ocurre pensar que nuestro gestor bancario pueda ser licenciado en matemáticas, o que las personas que inventan o fabrican reproductores de DVD y MP3 emplean a muchos matemáticos, o que la tecnología que transmite esas sorprendentes imágenes de las lunas de Júpiter se basa fundamentalmente en las matemáticas".
Me llevé una grata sorpresa con este libro, ya que un par de meses antes me había leído un libro de este divulgador inglés que no me agradó demasiado. El formato de cartas que usa el autor permite que los capítulos se puedan leer independientes, lo que hace que sea más ameno, pero lo más recomendable es que sigamos el orden que nos presenta Ian Stewart, ya que muestra la evolución de un matemático desde sus comienzos, insertando entre medias anécdotas personales y consejos para la joven Meg. Al igual que con el anterior libro que me leí este verano, 'Cartas a una joven matemática' no es ni un tostón ni está repleto de fórmulas. Cuenta cómo la matemática es una de las materias menos apreciadas y comprendidas, pero también que puede ser y es una actividad de la vida cotidiana, porque si pegáramos "una etiqueta roja que rezara 'Matemáticas en el interior' en cualquier cosa que necesita de las matemáticas... deberíamos colocar una pegatina matemática roja en cada billete de avión, teléfono, automóvil, semáforo, vegetal...".

1 comentario:

Letuchi dijo...

Que razón llevas Rafaaaaaaaaa, si es que las mates son adorables, y a mi me encantan ;). Yo ya te pediré consejo y me pillaré un librito de mates, para ejercer la lectura y así leer de mates, que me flipan a mí :P.
Ciaoooo,un bacio